“En octubre fui al programa de Guido para tratar de hacer plata porque hacíamos dos viajes por día. Saco el lingote, el rojo, el del ‘Santander Río’ y después me hicieron ir a una oficina donde firmé un contrato”, contó al medio Infocielo Cristian Crigliano. Él es uno de los tantos taxistas que participó de los juegos de “Bienvenidos a bordo”, el programa que conduce Guido Kaczka y que fue furor durante toda la pandemia.

Sin embargo, y pese a haber conseguido el premio mayor, Cirigliano recibió una sorpresa poco agradable, no sin antes tener que insistir. “Me llamaron para decirme que tengo el premio para retirar y le preguntó qué es lo que me iban a dar para no alquilar un flete e irme hasta Capital que con la situación de los taxistas es muy complicado”, continuó el relato.

“Esperé un mes a que me contesten el WhatsApp pero nunca hubo respuesta. Me alquilé la camioneta y me voy en marzo a buscar el premio Philips. Cuando llego con la camioneta para cargar el premio veo que lo que me dan es un secador de pelo marca Atma, ni siquiera Philips. En los cuatro meses anteriores me dijeron que iba a ser una heladera”, recalcó Cirigliano.

“Con esa plata iba a pagar la cuota del colegio del nene que debía todo el año porque por la pandemia la tenía atrasada”, agregó el damnificado. Y agrega: “Y como saqué el lingote rojo del Santander Río, me hicieron una tarjeta de débito para retirar plata sin consultarme, que me llegó en diciembre. Y ahora resulta que tengo una tarjeta de ese banco que me van a cobrar, seguramente, y todavía no me depositaron nada”.

Por último, el taxista contó: “Me dieron una orden de compra por 2 mil pesos que había ganado en octubre. De octubre a marzo, con 2 mil pesos, ya casi que yo le tengo que pagar a ellos para sacar un paquete de galletitas”.