Este miércoles la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que comenzara ensayos clínicos en pacientes hospitalizados para tres nuevos posibles tratamientos para la COVID. Será parte de la iniciativa Solidarity, de la que Argentina forma parte.

//Mirá también: El Gobierno avanza en su objetivo por iniciar la vacunación pediátrica con Sinopharm

Los tres ensayos se harán con los fármacos artesunate (producido por la farmacéutica Ipca), imatinib (de Novartis) e infliximab (de Johnson & Johnson), tres drogas que ya estaban aprobadas para otros usos y que ahora se probarán frente al SARS-CoV-2.

El artesunate se utiliza actualmente en el tratamiento de casos graves de malaria, el imatinib en algunos tipos de cáncer, y el infliximab para la artritis reumatoide y enfermedades que atacan el sistema inmunológico, explicó la OMS en un comunicado.

Los tres productos fueron donados por sus fabricantes y seleccionados por un panel independiente de expertos según “su potencial a la hora de reducir el riesgo de fallecimiento en pacientes de COVID-19”, señaló la organización con sede en Ginebra.

Solidarity

Con estas pruebas se dará inicio a la segunda fase de ensayos Solidarity, que no tuvo resultados positivos en su primera etapa, cuando probó en pacientes cuatro tratamientos: la hidroxicloroquina (creada inicialmente contra la malaria), el antiviral remdesivir, el interferón o los antirretrovirales lopinavir y ritonavir.

//Mirá también: Elecciones y COVID: la Ciudad montará un “plan de votación segura” con testeos masivos para las PASO

Pero, finalmente la OMS concluyó a finales del pasado año que ninguno de esos cuatro tratamientos lograba reducciones importantes en la duración de las hospitalizaciones, los fallecimientos por COVID-19 o el número de personas que requerían ventilación.

En contraste con el rápido desarrollo de las vacunas anticovid, con más de una decena ya en uso globalmente, la OMS reconoce por ahora solo dos tratamientos como efectivos para los casos graves de COVID-19: la dexametasona, un corticoesteroide, y la utilización de antagonistas de interleucina-6.

Mientras el primero es de fácil acceso en todo el mundo, por el bajo precio de la dexametasona, la interleucina-6 es un tratamiento de alto coste que la propia OMS advirtió que no estaría al alcance de la mayoría de los pacientes en países en desarrollo.

Solidarity PLUS

Los ensayos Solidarity (Solidarity PLUS en esta nueva fase) involucrarán a miles de investigadores en 600 hospitales de 52 países, 16 más que en la primera fase de pruebas, entre los que se encuentra Argentina, confirmó a Clarín quien será titular del programa en el país, Gustavo Lopardo.

Según contó, por ahora los ensayos se harán en los hospitales Posadas y Houssay en el GBA, y en CABA en el Ramos Mejía y el Muñiz. “Es un trabajo que los hospitales hacen completamente a pulmón”, remarcó el infectólogo.

Con información de EFE.