En su primera sesión presencial en 19 meses, el Senado aprobó este miércoles por unanimidad una declaración de rechazo al decreto firmado por el gobierno chileno que avanzó sobre los límites de la plataforma continental argentina, avalados por Naciones Unidas y consagrados por ley el año pasado.

//Mirá también: La chicana de Cristina Kirchner por ausencias de la oposición en el Senado

El proyecto recibió 58 votos a favor y ninguno en contra, en una señal de unidad política importante en medio de la campaña electoral. El texto final fue trabajado en conjunto con Cancillería durante la gestión de Felipe Solá y consensuado por los senadores de la Comisión de Relaciones Exteriores.

De esa forma, la Cámara alta se opuso al decreto 95 del 27 de agosto, por el cual Chile proyectó su plataforma submarina continental al este del meridiano 67º 16′ 0″, avanzando sobre una parte de la plataforma argentina en unos 5.000 kilómetros cuadrados, y también sobre otros 25.000 que son Patrimonio de la Humanidad.

El presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, Adolfo Rodríguez Saá, informó que el Senado chileno también emitió una declaración e “instó a abrir una etapa de diálogo” a través de la Comisión Bicameral Argentino-Chilena, que todavía no está conformada porque solo fueron designados los senadores y faltan los diputados.

Trabajar por la Patria en momentos de grieta y conseguir un dictamen favorable nos fortalece ante el mundo”, sintetizó Rodríguez Saá, quien recordó que “a lo largo de casi dos siglos, tanto Argentina como Chile han logrado resolver las controversias limítrofes siempre de manera pacífica” a través de tratados y laudos.

Sin embargo, según advirtieron los senadores, el decreto chileno contradice el Tratado de Paz y Amistad firmado en 1984 por el conflicto del Canal de Beagle, que casi lleva a ambos países a una guerra que fue evitada con la mediación del Vaticano. Ese tratado establece que desde el meridiano 67° 16′ 00″, Argentina puede proyectarse hacia el este, y Chile, hacia el oeste.

“Este decreto pretende en modo arbitrario, inconsulto y violatorio de los tratados internacionales vigentes, atribuirse ilegitimas facultades para proyectar la plataforma submarina continental de Chile al este del meridiano”, advirtió Rodríguez Saá.

Por su parte, el radical Julio Cobos -que trabajó activamente en la redacción de la declaración- vinculó el decreto a las elecciones presidenciales que tendrán lugar en el país andino el próximo 21 de noviembre.

En el mismo sentido se expresó el rionegrino Alberto Weretilneck. “La posición del presidente de Chile es absolutamente política y no respeta lo que es la tradición diplomática que llevan adelante los dos países”, indicó el senador, que pidió que la Bicameral Argentino-Chilena “recobre el protagonismo” en la relación bilateral.

//Mirá también: Conflicto con Chile: Piñera defiende su expansión territorial y promete resolver las diferencias con “diálogo”

Todos los oradores recordaron que cuando Argentina presentó ante Naciones Unidas la delimitación de su plataforma continental, en el año 2009, Chile no objetó la propuesta. Esa presentación fue fruto de un trabajo de la COPLA que demandó veinte años y que se consagró en 2016, cuando la ONU le dio el visto bueno. Finalmente, el año pasado, el Congreso sancionó por unanimidad la Ley 27.557, que ratifica la demarcación.

En el texto aprobado este miércoles, el Senado expresa “su más firme respaldo” al trabajo de la COPLA; manifiesta “su más enérgico rechazo” a la pretensión del gobierno de Chile de extender su plataforma continental; y transmite “su adhesión” al pronunciamiento de Cancillería.

Cruce de fueguinos

Más allá de la unanimidad a la hora de la votación, en el debate se cruzaron los fueguinos María Eugenia Duré, de La Cámpora, y Pablo Blanco, de la UCR. Fue cuando la senadora se refirió a un comunicado del PRO que pidió que “ambas cancillerías, en los ámbitos existentes de cooperación e integración bilateral y regional, se reúnan e inicien un diálogo que permita zanjar las diferencias hoy existentes”.

“No podemos poner en igualdad de condiciones un decreto presidencial, inconsulto, unilateral, con un reconocimiento aprobado por Naciones Unidas y trabajado durante veinte años por nuestro país, como sí se trató de hacer a través de un comunicado de dirigentes que siempre son negacionistas”, lanzó Duré.

Y agregó: “Escuchamos que se niega y se pisotea la soberanía en estos comunicados y muchas veces en los medios de comunicación, en los titulares de los diarios y como moneda de cambio”.

A su turno, Blanco respondió que “la defensa de la soberanía del territorio argentino no es propiedad de ningún espacio político en particular”. “Llama la atención que se pretenda introducir la grieta con algunas lecturas interesadas de algunos comunicados de algún espacio político”, advirtió.

Además, para despejar dudas sobre diferencias en Juntos por el Cambio, el radical Blanco aclaró que todo el interbloque acompañó la declaración que él presentó sobre el conflicto diplomático, que fue tenida en cuenta para la redacción final.

Al cierre del debate, el otro fueguino, Matías Rodríguez (Frente de Todos) señaló que “si bien comenzará un proceso de diálogo, debemos tener cuidado en la escala que tengan las posiciones de nuestros países, cuidando la hermandad entre nuestros pueblos”. “Esto es una política de Estado y debe encontrarnos a los argentinos totalmente unidos”, concluyó.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.