Netflix continúa estrenando mensualmente un mínimo de diez películas originales de los más variados géneros y cuenta con varias nominadas al Oscar en su catálogo de originales. Muchos de los estrenos que presentan se convierten en un gran éxito de público y a veces, también de la crítica especializada.

Pero a veces resulta difícil encontrar material original que queda opacado ante los estrenos más rimbombantes y esperados. Por eso presentamos aquí las seis películas indispensables de ver por su calidad y temática.

1. Nadie sabe que estoy aquí, de Gaspar Antillo (2020)

Este es el primer largometraje original de Netflix de origen chileno. Jorge García interpreta a un cantante que pierde la voz, luego de que el éxito lo llevó a vivir una experiencia traumática. Tiene un sólido guion y una inteligente mirada a la naturaleza humana en sus momentos más críticos y cuenta con una interesante concepción del suspenso, el drama y en algunos momentos de humor desde una perspectiva novedosa.

2. Circus of Books, de Rachel Mason (2019)

Una agradable matrimonio judio, una hija con talento para el cine documental y una librería de porno gay hardcore en una concurrida calle de West Hollywood arma toda la trama de este documental extravagante sobre la vida sexual de los años 70 y 80 en EE.UU. y sobre los grandes proyectos imprevisibles que muestran un mundo por demás extraño.

3. The Half of It, de Alice Wu (2020)

Un clásico queer y una maravillosa película sobre temas universales: el primer amor, el descubrimiento de la sexualidad. Todo bajo la mirada de una moderna reinvención del clásico dilema de Cyrano de Bergerac. Ellie Chu es una estudiante de secundaria precoz que se ve envuelta en un triángulo amoroso inesperado con el jugador de fútbol Paul y la popular chica Aster. Es una reflexión sobre la identidad, los dolores de la exclusión y la soledad juvenil.

4. Seriously Single, de Katleho y Rethabile Ramaphakela (2020)

Una comedia romántica sudafricana que se burla de todos los clichés de las películas del género y redobla la apuesta. Reflexiones sobre la monogamia, el amor y sus borrosos límites con la amistad, la necesidad de consuelo, el deseo sexual, el miedo a la soledad y la búsqueda de un lugar en el mundo, el film entretiene a medida que explora estos temas.

5. His House, de Remi Weekes (2020)

La emigración es un tema sensible en la mayoría de los países y la opera prima de Weekes combina el sustrato del dolor a la pérdida y el desarraigo con una efectiva historia de terror, que quizás es de lo mejor del género en el año. Con un ritmo elaborado, lento y de admirable belleza metafórica, al final está el dolor de la culpa. Y, tiene una de las escenas finales más hermosas y duras del género en los últimos años.

6. Barry, de Vikram Gandhi (2016)

El primer presidente afroamericano de EE.UU. es un hito histórico que todavía se debate en un país en el que el racismo es una herida social de considerable envergadura. Y la interpretación de Devon Terrell como Barack Obama muy joven y en pleno desarrollo acerca de sus opiniones sobre raza, gobierno y Estados Unidos, es una reflexión sobre cómo comprende el país a sus héroes, sus símbolos y en especial, sus grandes grietas históricas.