Un grave error geográfico llevó a seis fanáticos franceses perderse el partido de su selección, que el sábado pasado enfrentaba a Hungría, por el Grupo F de la Eurocopa.

//Mirá también: Eurocopa: deberán operar a Chistian Eriksen por su paro cardíaco en pleno partido de Dinamarca

Los protagonistas se dieron cuenta de la confusión mucho después de haber aterrizado en Budapest, capital rumana.

Se tomaron un autobús hacia el centro y conversando con hinchas ucranianos, quienes habían viajado hacia Bucarest para presenciar el partido entre Ucrania y Austria, supieron que no estaban donde debían.

“¿Vienen de Kiev?”, les preguntó el periodista del diario rumano Jurnalul National, a lo que los franceses le explicaron que no, que se habían equivocado de sede de la Eurocopa y que hasta tenían las entradas para el encuentro que se iba a disputar en el Puskas Arena, de Hungría.

Los protagonistas del insólito episodio tienen aún una esperanza: si su selección queda primera del Grupo F, jugará los octavos de final el 28 de junio en Bucarest. Ahí sí, intentarán comprar una entrada para ver al equipo desde la tribuna correspondiente.

Hinchas distraídos: se confundieron de país. (Foto: Clarín)Clarín

“Tiene gracia que sea la selección nacional la que venga donde estamos nosotros”, analizó con humor unos de los hinchas, acerca del posible desenlace.

Poco atentos

Ninguno de los hombres captó las señales que se fueron dando con el correr de los minutos: ni las banderas rumanas ni el idioma los hicieron pensar que estaban, básicamente, en otro país.

Incluso pensaron que los hinchas ucranianos que agitaban banderas de su país eran seguidores de Hungría.

//Mirá también: Eurocopa: Alemania goleó al Portugal de Cristiano Ronaldo

“Creíamos que eran aficionados húngaros que iban al partido y los hemos seguido, pensando que como eran de la ciudad conocían el camino al estadio”, comentó uno de los franceses, acerca de cómo llegaron al casco antiguo de Bucarest, donde finalmente descubrieron su error y acabaron viendo por la tele el encuentro.

“Tenemos que aprender más sobre Europa”, admitió otro de los jóvenes.