El Tribunal de Disciplina de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) dio por cerrado el tema de la no presentación de River para jugar el primer partido de la inconclusa Copa de la Superliga ante Atlético Tucumán en el estadio Monumental, al comienzo de la pandemia de coronavirus.

En el boletín 5.820, el Tribunal estimó que la incomparencia de River se debió a “un estado de necesidad justificada” y que por lo tanto no debe ser sancionado “por cuanto nada ha sido usual en este 2020 y por lo tanto los parámetros reglamentarios con los que se examina la situación no pueden ser tampoco los usuales en virtud de las circunstancias sanitarias excepcionales en la que se produjeron los hechos en cuestión”.

De esta manera, el único “castigo” que recibió River pasa por hacerse cargo del viaje y la estadía de la delegación del club tucumano cuando viajó a Buenos Aires y debió regresar a su provincia sin jugar.

River había hecho su descargo mediante un escrito firmado por su abogado, Gonzalo Mayo, en el que se defendía por la decisión de clausurar sus instalaciones. La institución sabía lo que decía el reglamento, pero tomó una decisión que era sanitaria.

Cabe recordar que se dio un caso similar en el encuentro entre Defensa y Justicia y Estudiantes, de esa misma primera fecha, que tampoco se disputó y fue postergado por la participación del equipo de Florencio Varela en la Copa Libertadores. Desde la AFA coincidieron en que si uno se termina programando, el otro correrá la misma suerte.