Pese al cambio de año y la eliminación de algunos de los planes de asistencia social creados para paliar la crisis por el coronavirus, la pandemia sigue en pie y los problemas que atraviesa el país no admiten aún flexibilizaciones.

Tanto el Programa para la Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) como el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y el Repro fueron herramientas que el Gobierno empleó como una ayuda social desde la irrupción de la emergencia sanitaria, para hacerle frente a las pérdidas económicas derivadas del avance del coronavirus.

Tras la vuelta de las actividades a un nivel de mayor regularidad, estas iniciativas se transformarán a futuro, pero permanecerá una constante: aquellos que hayan cobrado alguno de estos tres no podrán comprar dólar ahorro. En principio, la medida estará vigente durante todo el 2021, con el objetivo de acumular reservas y mantener el tipo de cambio real estable.

Libros y medicamentos, entre otros no se verán afectados con el 30% del impuesto al dólar.

La información surgió este viernes de parte de una fuente cercana al Gobierno. Así, se descarta la posibilidad para quienes recibieron dichas ayudas de hacerse con la divisa extranjera y una potencial reapertura parcial del cepo cambiario en el corto plazo.

Desde el gabinete económico del Estado comunicaron que no tienen planes de eliminar la restricción. “Estamos todavía en pandemia y este año necesitamos recuperar reservas”, señalaron.

Se trata de la restricción implementada a través de la Comunicación A7105 del Banco Central de la República Argentina (BCRA), publicada el pasado 15 de septiembre, día en el que se anunció el “súpercepo recargado”.

Por el momento, el Gobierno no tiene planes de eliminar la restricción.

Aproximadamente cuatro millones de argentinos llegaron a adquirir divisas en agosto del año pasado. Tras la implementación de la restricción, en diciembre se registraron casi 851 mil personas que compraron dólar ahorro.

En aquella oportunidad, el Gobierno impuso la retención del 35% a cuenta de Ganancias que encareció el dólar solidario, incluyó dentro del cupo de u$s200 mensuales las compras realizadas con tarjeta en el exterior y limitó la disponibilidad de divisas para que las empresas cancelen deudas en dólares, entre otras medidas.