Carlos Saúl Menem, fallecido este domingo por la mañana a sus 90 años, ocupaba una banca en el Senado de la Nación desde 2006.

Después de haber dejado la presidencia en diciembre de 1999, volvió a presentarse varias veces a elecciones. En 2003, intentó volver a la Casa Rosada, pero no lo logró. A partir de 2005, Menem fue senador, tras haber obtenido su banca en tres elecciones distintas.

Renovó su tercer mandato luego de que la lista del Frente Justicialista riojano consiguiera el segundo lugar en las elecciones legislativas generales de octubre que se diputaron en 2017.

Actualmente, su espacio político era parte del Frente de Todos, el mismo al que pertenece el presidente Alberto Fernández.

Actualmente, su espacio político era parte del Frente de Todos.

El reemplazo natural de Menem en el Senado es Ricardo Guerra, exministro de Hacienda de La Rioja, ya que en la lista figura como el primer suplente.

En la lista de candidatos la sucesora era Florencia López, actual vicegobernadora riojana, pero en 2017 todavía no había no estaba vigente la norma de paridad de género, por lo que por ley y por su cargo, lo sucederá Guerra.

En 2017, la precandidatura de Menem fue impugnada por falta de idoneidad moral por la condena por la causa por tráfico de armas que terminó rechazada por La Cámara Nacional Electoral luego de que el riojano compitiera en las elecciones de agosto, donde se impuso frente a los precandidatos de Cambiemos, con un 43,19% sobre el 34,87%.

Menem tenía mandato hasta 2023.

Fue entonces que los camaristas del fuero penal federal Eduardo Farah, Martín Irurzun y Jorge Luis Ballestero resolvieron que el plazo para la presentación de impugnaciones a Menem estaba vencido.

La decisión de la Corte Suprema del 22 de agosto último había dejado en claro que la condena dictada por la Sala I de la Casación Federal en la causa “Armas” no estaba firme, por lo cual resolvió que no se trataba de un impedimento para la postulación a senador nacional de Menem.