El director ejecutivo de la empresa estadounidense de biotecnología Moderna, Stephane Bancel, anunció hoy que están listos para someter a pruebas en humanos una vacuna contra el coronavirus específicamente desarrollada para la cepa detectada en Sudáfrica. “Esperamos con ansias el inicio del ensayo clínico”, dijo.

En el comunicado, la farmacéutica reafirmó que su vacuna ya aprobada - que ya está en fase de distribución - tiene capacidad “neutralizadora” contra esta cepa, pero que por “precaución” la empresa decidió aplicar más de una estrategia.

La cepa sudafricana es considerada como una de las variantes más peligrosas de Covid-19 porque logra evadir algunos de los bloqueos que establecen los anticuerpos contra las versiones antiguas del virus, indicó la agencia AFP.

Una voluntaria es inyectada con la vacuna contra el coronavirus del laboratorio de Moderna.

Esto implica que las personas infectadas con variantes previas son más susceptibles a volver a enfermarse y las investigaciones han mostrado que la protección de la primera generación de vacunas es más reducida, aunque la mayoría siguen siendo efectivas.

Con respecto a la estrategia clínica, un camino es utilizar la variante sudafricana bautizada como mRNA-1273.351 como refuerzo o crear un nuevo compuesto que incorpore esta cepa.

La empresa también podría inocular a las personas con una tercera dosis para elevar el nivel de inmunidad.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) anunció el lunes que las farmacéuticas que desarrollen vacunas para variantes específicas no requerirán pasar por todo el proceso que implica la autorización.

Con información de Télam