Blancanieves es una historia que formó parte de la infancia de miles de chicos alrededor del mundo. Sin embargo, recientemente surgió una inesperada polémica con la película de Disney: el beso del final “no fue consensuado”.

//Mirá también: La cruel historia en la que fue inspirada “Blancanieves y los siete enanitos”

Todo ocurrió el primer fin de semana de mayo cuando, después de un año entero con las puertas cerradas por la pandemia de Covid-19, reabrió el parque temático de Walt Disney en California.

Después de un año, reabrió el parque de Disney.Foto: Reuters | Foto: REUTERS

La atracción “Snow White’s Scary Adventure” (La escalofriante aventura de Blancanieves), que fue renombrada como “Snow White’s Enchanted Wish” (El deseo encantado de Blancanieves) fue el desencadenante. A pesar de que se hicieron mejoras técnicas en el audio, la imagen, y hasta incluyeron luces LED y proyecciones láser, esto no alcanzó para contentar a todo el público.

Aunque muchos de los visitantes la disfrutaron felizmente y hasta la elogiaron, hubo quienes se detuvieron en una escena y pusieron el beso que da el príncipe a Blancanieves en la mira.

//Mirá también: Walt Disney despedirá a 28.000 trabajadores por el cierre de parques

Es que además del cambio de nombre, también hubo modificaciones en parte del circuito. Antes, el final del recorrido que hacían las personas, concluía con una escena de la muerte de la Reina Malvada. Pero ahora, finaliza con una imagen del beso entre la protagonista y quien la salva después de haber sido envenenada con una manzana: lo que despertó las críticas.

La atracción de Blancanieves tuvo mejoras técnicas.Foto: Google Maps | Foto: Google Maps

Personas de ciertos movimientos apuntaron, enojados y evidenciando su descontento, que el beso no fue “consensuado”.

“Blancanieves está dormida y, por lo tanto, el beso no fue consensuado”, fue el análisis que hicieron desde el medio SFGate.

“No puede ser un beso de amor verdadero si solo una persona, en este caso el príncipe, sabe lo que está pasando”, apuntaron desde San Francisco Chronicle.