El 2 de junio pasado, la policía de Nicaragua detuvo a la periodista Cristiana Chamorro, quien es la principal dirigente opositora al régimen de Daniel Ortega. La detención tuvo lugar luego de que una jueza avalara una denuncia del ministerio de Gobierno de Nicaragua por los delitos de “gestión abusiva y falsedad ideológica”, ambos en concurso real con lavado de dinero, bienes y activos. A Chamorro la acusan de haber administrado con irregularidades la ONG Fundación Violeta Barrios.

//Mirá también: Bolsonaro no perdona a Alberto Fernández por su polémica frase

“Prohibir arbitrariamente a la líder de la oposición Cristiana Chamorro refleja el temor de Ortega a unas elecciones libres y justas. Los nicaragüenses merecen una democracia real”, señaló en Twitter el jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken.

Felipe Solá. (La Voz/Archivo)

Blinken habló telefónicamente este viernes con el canciller argentino Felipe Solá, y en la conversación se mostraron de acuerdo con la necesidad e importancia de “hacer esfuerzos bilaterales, regionales e internacionales para promover la democracia y los Derechos Humanos en Nicaragua”.

El funcionario estadounidense resaltó la preocupación de los Estados Unidos “por los arrestos arbitrarios y los ataques a la prensa independiente y la sociedad civil” en el país centroamericano.

Antony Blinken (Foto: Gentileza)Gentileza

Blinken subrayó el interés de consolidar “la historia de cooperación” entre los Estados Unidos y la Argentina en lo referido a “la promoción de los Derechos humanos y la democracia”.

La situación de Chamorro

Cristiana, de 67 años e hija de la expresidenta Violeta Chamorro, se encuentra bajo arresto domiciliario, incomunicada y con vigilancia policial en la puerta. “Se llevaron su teléfono y su laptop, también los de su hija (Cristiana María Lacayo) que está con ella en la casa, y les cortaron Internet. No sabemos nada de ellas’', señaló Arelia Barba, quien trabaja con Chamorro en su equipo de prensa.

Asimismo, la detenida está inhabilitada para presentarse a elecciones. Así, Ortega despejó su camino a una nueva reelección, borrando a su principal adversaria.

El mandatario gobernó Nicaragua entre 1979 y 1990 tras el triunfo de la Revolución Sandinista, primero como parte de una junta y luego de manera individual, hasta que fue derrotado en las elecciones por Violeta Barrios de Chamorro, madre de Cristiana. Ahora, desde 2007, ocupa el cargo de presidente.

Luego del arresto de Chamorro, fue el turno de Arturo Cruz, también candidato presidencial. Fue a su regreso de una gira por Estados Unidos, cuando lo interceptaron en el aeropuerto y terminó tras las rejas.

//Mirá también: Elecciones en Perú: Keiko Fujimori pidió la anulación de 200 mil votos

Cruz, por su lado, es precandidato presidencial por la opositora Alianza Ciudadana. “Está siendo investigado por la Policía Nacional por contar con fuertes indicios de que ha atentado contra la sociedad nicaragüense y los derechos del pueblo”, detalló el Ministerio Público de ese país en un comunicado en relación a la causa de su detención.