El proyecto de modificación al impuesto a las Ganancias que impulsa Sergio Massa en la Cámara de Diputados, que busca elevar el piso imponible a 150 mil pesos brutos, será retroactivo a enero 2021 y no impactará en los aguinaldos de junio y diciembre.

Según informó el equipo de trabajo de Massa, serán 1.267.000 personas las que percibirán la devolución de lo que se le descontó a los trabajadores este año y el destino que podría tener ese dinero sería “directamente al consumo”.

Imagen ilustrativa / Web

Sobre el efecto de esa inyección de dinero en la economía, tanto el equipo de Massa como los especialistas coinciden en que se volcará al consumo.

“De sancionarse el proyecto, en el bolsillo de los trabajadores habrá más dinero para consumo o inversión, pero por los valores que se manejan, pensamos que se destinará al consumo casi en su totalidad”, aseguró a ViaPaís el tributarista Fernando López Chiesa, miembro del Estudio Litvin, en sintonía por lo expuesto por quienes trabajan en el proyecto.

En este sentido, López Chiesa también cree que aumentará el consumo y en un primer momento no habrá un impacto directo en la inflación.

Quiénes quedan fuera de las modificaciones al impuesto a las Ganancias

Si el proyecto se aprueba tal como está, se generaran una serie de inequidades en el sistema tributario y personas que ganen la misma cantidad de dinero, pagaran diferentes montos de impuestos.

“Los trabajadores autónomos no están incluidos (en el proyecto) y tendrán una mayor carga fiscal”, explicó López Chiesa y agregó: “Se genera una inequidad en el sistema tributario porque habrá casos donde a igual ganancia se pagará un impuesto diferente y esto es discriminatorio”.

Lo mismo ocurre con las horas extra, donde se paga ganancias por algunas y no por otras. “Las horas extra de los feriados y fines de semana no entran en ´ganancias´, pero si las horas extra de la semana, y eso también es una inequidad”, explicó el tributarista.

Por ultimo hizo foco en la actualización de los 150 mil pesos, ya que si este piso no aumenta a la par de la inflación, un trabajador que se encuentre en el borde y pase ese límite, el aumento le generará una disminución en la cantidad neta de dinero que obtenga mes a mes, porque a partir de ese monto deberá pagar ganancias.

El índice de actualización debe ser mejorado y creemos que debería ser semestral y no anual, ya que el el tope de los 150 mil, si el trabajador recibe un aumento, podría comenzar a pagar ganancias y vería reducido el dinero “en bolsillo”.

Según la información oficial, serán unos 40 mil millones mensuales los que el Estado dejará de percibir si se aprueba el proyecto y por el momento no está claro cómo se compensarán.