La inflación del 50,2% en Argentina en el último año hizo que los ahorristas perdieran en sus depósitos de plazos fijos. Aún con las tasas reguladas por el Banco Central, los rendimientos en moneda local fueron licuados por la escalada de los precios.

//Mirá también: Intervino Nación y dictó la conciliación obligatoria en el conflicto de Varteco

Quienes depositan más de un millón de pesos tienen un retorno asegurado de 34% nominal anual, mientras que los minoristas que hoy hagan un plazo fijo por menos de ese monto obtienen un 37%. El rendimiento mensual es de entre 2,4 y 3,1%.

Ambos pisos se mantienen estables hace 11 meses y los bancos no se esfuerzan en remunerar mejor a sus depositantes. Por otra parte, el Banco Central tampoco aumenta el porcentaje de tasas que, inferiores al 40%, compiten (y pierden) contra precios que se movieron más de 50% en el último año.

El Banco Central establece las tasas de los plazos fijos.

“Con el dato de junio definido, llegó la confirmación de que la tasa en pesos volvió a perder contra el avance del costo de vida”, estimó GMA Capital.

“Los plazos fijos (tasa Badlar, mayores al millon de pesos) rindieron 0,3% debajo del nivel de precios o -4,1% real anual. De esta manera, se extendió una racha de 11 meses al hilo en rojo con un retorno anualizado promedio de -10% y con una erosión de poder de compra de 9% de punta a punta”, cerró el broker.

//Mirá también: Deuda pública: en junio se alcanzó el máximo histórico de 343.519 millones de dólares

El stock de plazos fijos en el sector privado cayó 1% en junio, según el Banco Central.

La baja se explicó por el desarme de depósitos mayoristas y afectó especialmente a los plazos fijos tradicionales, mientras que las versiones que ajustan por UVA mostraron un crecimiento de 12,6% en el mes.

Los analistas esperan que la inflación se modere y perfore el 3%. Si esos pronósticos se cumplen y las tasas actuales de los plazos fijos tradicionales se mantienen, es probable que los depositantes ganen en el segundo semestre.