Ya no quedan residentes argentinos en Kabul, Afganistán, luego de que este miércoles los últimos dos compatriotas pudieran dejar el país de Medio Oriente que está tomado por el régimen talibán.

Se trata de Melisa Rolls y Rodolfo Yamila, pareja miembros de una ONG, quienes volaron a Alemania vía Uzbekistán, según informaron desde Cancillería.

La cartera conducida por Felipe Solá detalló que los últimos tres argentinos que se encontraban en ese país pudieron abordar sus vuelos rumbo a diferentes puntos, todos “en buenas condiciones anímicas y físicas”.

Por un lado, la pareja de argentinos que trabaja para una organización humanitaria europea partió rumbo a Uzbekistán y su destino final será Alemania, mientras que el funcionario de Naciones Unidas se trasladará en las próximas horas hacia Kasajistán.

Los traslados fueron fruto de un trabajo coordinado con la embajada argentina en Pakistán, encabezada por Leopoldo Sahores, que lleva adelante la relación bilateral entre nuestro país y Afganistán.

Este martes, en un trabajo conjunto y articulado con Itamaraty, sede de la Cancillería del Brasil, el piloto argentino que trabaja para una ONG partió junto a su familia brasileña también rumbo a Uzbekistán.

La Cancillería señaló que “en todo momento, desde que se iniciaron los hechos, los ciudadanos argentinos mantuvieron permanente contacto con la representación argentina en Pakistán, a cargo del embajador Leopoldo Sahores”.

“Nadie imaginaba que el avance talibán iba a tomar este ritmo”, declaró Sahores a Radio Nacional y la TV Pública, y agregó que Pakistán recibe “oleadas de refugiados” lo que hace temer por futuras “situaciones de violencia y ataques terroristas”.

En la víspera, Gilberto Velazquez Franco, un especialista en seguridad miembro de Naciones Unidas (ONU), se fue de Kabul vía Kazajistán en un avión de la ONU.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.