La farmacéutica Pfizer anunció que su vacuna contra la covid-19 tiene una eficacia del 95% a partir de los 28 días después de la primera dosis, según un comunicado de la propia compañía, que ya emitió una primera evaluación de eficacia hace algunos días.

Según el comunicado, en esta última evaluación de la fase tres se han identificado 170 casos confirmados de COVID-19, de los cuales 162 se detectaron en el grupo de placebo frente a 8 en el de a quienes les fue administrada la vacuna. En total, más de 41.000 personas han participado en este ensayo en todo el mundo.

“La eficacia fue constante según la edad, el género, la raza y la etnia”, dice el comunicado de la compañía, que resalta que “la eficacia observada en adultos mayores de 65 años fue superior al 94%”.

“Se observaron 10 casos graves de covid-19 en el ensayo, nueve de los cuales ocurrieron en el grupo de placebo y uno en el grupo vacunado con BNT162b2 (nombre experimental de la vacuna)”, agrega.

Uno de los más importantes datos que surge es que este análisis final realizado por Pfizer no arrojó ningún problema de seguridad grave relacionado: la vacuna fue bien tolerada y la mayoría de los eventos adversos solicitados se resolvieron poco después de la vacunación.

“Los únicos eventos adversos solicitados de Grado 3 (graves) mayores o iguales al 2% en frecuencia después de la primera o segunda dosis fueron fatiga al 3.8% y dolor de cabeza al 2.0% después de la dosis 2. De acuerdo con los resultados compartidos anteriormente, los adultos mayores tendían a informar menos eventos adversos solicitados y más leves después de la vacunación”, dice el informe.

Con este nivel de seguridad, Pfizer y BioNTech ya pueden enviar una solicitud de autorización de la vacuna a la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA) para la Autorización de uso de emergencia (EUA).

Con información de EFE.