El Parlamento europeo aprobó el Certificado Covid para la Unión Europea para que los turistas europeos puedan moverse sin restricciones dentro del espacio comunitario. Comenzará a regir el 1 de julio.

//Mirá también: España permite el ingreso de extranjeros que estén vacunados contra el COVID-19: qué argentinos están habilitados

Para acceder a este documento habrá que acreditar que se recibió la vacuna, se superó el coronavirus, o bien se obtuvo negativo en una prueba diagnóstica en las horas previas al viaje. El certificado será gratuito y estará disponible en formato digital o físico.

Las instituciones de la UE aclararon, sin embargo, que este certificado no debe ser entendido en ningún caso como una suerte de pasaporte ni de documento de viaje y que no interfiere en el derecho a la libre circulación del que gozan todos los europeos, tengan o no este nuevo documento.

Si bien la puesta en marcha está prevista para el 1 de julio, algunos países ya emiten certificados europeos a ciudadanos vacunados. El comisario de Justicia, Didier Reynders, instó el martes al resto a empezar a distribuirlos “desde ya” para evitar un “big bang” en julio en caso de un exceso de demanda.

Los Veintisiete se comprometieron también a no imponer “restricciones adicionales” a los viajeros que tengan este certificado, por lo que quedarán exentos de la obligación de cumplir cuarentenas o realizar un nuevo test al llegar a destino.

//Mirá también: Sir Chandler analizó cómo la pandemia afecta al turismo: “La gente le tiene miedo a un avión y no al supermercado”

Sin embargo, los gobiernos nacionales sí se reservaron el derecho a activar un “freno de emergencia” en caso de tener que reintroducir restricciones ante emergencias, como por ejemplo si la persona viaja desde una zona de muy alta incidencia o en donde se han detectado nuevas variantes peligrosas.

En tal caso, el Estado miembro que decida reintroducir medidas deberá hacerlo de manera proporcionada y limitada, siguiendo los criterios científicos y los datos epidemiológicos del Centro europeo para la Prevención de Enfermedades (ECDC) y previa notificación a la Comisión Europea, a sus sociosa la UE y a la ciudadanía.

La Eurocámara, que votó a favor de este nuevo instrumento por amplia mayoría de 546 favorables, 93 en contra y 51 abstenciones, intentó sin éxito durante las negociaciones con los Estados miembro que los test diagnósticos vinculados al certificado fueran gratuitos, para evitar la discriminación entre los ciudadanos que son vacunados sin costes y quienes deben pagar una PCR para poder viajar.

Finalmente acordaron que los países deberán procurar que los test sean “asequibles” y fáciles de conseguir, y la Comisión Europea movilizará 100 millones de euros del Instrumento de Asistencia Urgente para que los Estados miembro puedan comprar test y abaratar su costo.

Los países de la UE tendrán la obligación de aceptar los certificados de vacunación expedidos en otros Estados miembro para las vacunas autorizadas por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), aunque tendrán libertad para aceptar también aquellos emitidos para vacunas autorizadas con arreglo a procedimientos nacionales o en la lista de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para su uso en emergencias.

Tras el voto a favor en la sesión plenaria de la Eurocámara, reunida en Estrasburgo (Francia) por primera vez desde que se declaró la pandemia en Europa, el certificado debe cumplir aún la adopción formal por parte del Consejo a lo largo de esta semana, con el objetivo de que el próximo lunes se firme su finalización.

Con información de DPA.