El padre Ángel Rossi manifestó en su programa de radio en “BravoContinental” lo que le produjo la aprobación de la ley en el Senado: “Una mezcla de tristeza y de bronca, que hay que cuidar muy bien para que no explote por cualquier lado”.

“Desgraciadamente se repitió la historia de aquellos que, quizá con buena intención, suponen que la serenidad de una vida supone la eliminación de otra” declaró.

“Eso no es así y lo puede decir también un psicólogo. Esa es la culpa más dolorosa como cura que yo escucho”, continuó el cura.

Padre Ángel Rossi, Misa de Nochebuena

“Porque suma el dolor tremendo de, por ejemplo, una violación, de un crío que es fruto de una violación, el dolor más grande de la culpa, que no suaviza el anterior. Siempre queda tiempo para elaborarlo, no hay que condenar, en absoluto”.

Pero también se refirió a los senadores que la votaron: “Aquellos que por un puestito o por fidelidad al bloque o, como escuché a una senadora, ‘porque se lo pidió su hija’. Escuchar el capricho de una hija y no a su pueblo habla de cómo estamos. Estos personajes se dan vuelta por un puesto o unos mangos, no merecen ni un comentario.

“Y tercero los que jugaron a esperar a ver qué hacían los otros. Frente a la vida no hay neutralidad, no hay equidistancia. El hilo otra vez se cortó por lo más fino. Otra vez, los niños y los viejos son los descartables”, sentenció Rossi.

Con respecto al presidente y su decisión de tratamiento, juzgó duramente su actitud: “Tanto que ‘chilla’ el presidente contra Macri y lo que hizo es imitarlo, ya que él también coqueteó con esta idea, la instaló cuando comenzó a perder puntos y Fernández hizo lo mismo. Tanto que habla de antiimperialismo, bajo el camuflado de progresismo, uno sabe muy bien que esto es condición de los que le prestan plata. Se sabe que es la letra chica de muchos de estos convenios internacionales”. señaló el padre, antes de cerrar su programa con un con un texto del escritor español José Luis Serrano