La Justicia encontró irregularidades en la letra chica del contrato entre AstraZeneca y el Estado argentino por las vacunas contra el Covid-19. Además, indicaron que ciertos incumplimientos “generan un retraso en el plan de vacunación.

//Mirá también: Sin candidatos potentes, Cristina, Kicillof y Massa serán los protagonistas de la campaña bonaerense

En primer lugar, el Estado no le cobraría penalidades a la empresa si no cumple lo acordado. En el contrato se estipulaba con la llegada de un total de 22.400.000 vacunas para fines de julio, y hasta el momento solo llegaron 6.2 millones de dosis.

No solo no se penalizarán los retrasos en la entrega sino que tampoco hay “cláusula de astreintes”. Este último concepto, explicaron, refiere a las sancionesvaluadas en dinero contra el deudor que se demora en el cumplimiento de una orden judicial” y exige al deudor pagar una suma de dinero por día, semana o meses en que se retrasa en el cumplimiento de lo acordado, según anuncia Clarín.

La vacuna del laboratorio AstraZeneca es una de las que administra el gobierno nacional.Orlando Pelichotti | Los Andes

La Justicia calificó como “muy grave” la falta de una cláusula de compensación ya que el único perjudicado es el Estado. Un dato no menor es que el Estado nacional pagó el 60% del contrato con AstraZeneca, unos 53.817.410 dólares de los 89.700.000 dólares comprometidos.

La causa que investiga el fiscal Guillermo Marijuan arrancó por una denuncia ante el marcado retraso de las entregas. El propio jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, admitió las demoras del laboratorio cuando declaró como testigo ante el fiscal.

//Mirá también: María Eugenia Vidal: “Es el peor momento del país desde 2001”

El fiscal pudo visualizar los retrasos en el cronograma. Este estipulaba que debieron haber llegado 2.382.000 de vacunas en marzo, 4.040.000 en abril y la misma cantidad al mes siguiente. En junio se esperaba un lote de 3.451.000 y el mayor cargamento era para julio, con 8.518.000 vacunas. Sin embargo, no se cumplió con las cantidades pactadas.

Nuevo acuerdo con Moderna

El Gobierno Nacional cerró un acuerdo con el laboratorio Moderna y firmó el primer contrato para recibir vacunas basadas en la plataforma de ARN mensajero contra Covid-19 y llegarían a partir del primer trimestre del año 2022.

Las modificaciones en la Ley Nacional de Vacunas fueron clave para poder cerrar el trato, y probablemente haga que puedan venir más vacunas de más laboratorios.

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, comentó que “estamos dando un paso clave en nuestra estrategia de contar con todas las plataformas tecnológicas posibles, mientras continuamos las gestiones con otros laboratorios”.