La Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas (ACDE) emitió un comunicado para dar su opinión respecto al congelamiento de precios instaurado por el Gobierno nacional.

“Desde el gobierno se pretende solucionar un problema acuciante como el de la inflación con una receta equivocada”, asegura la misiva. Y sostiene que el congelamiento, “lejos de reducir la inflación lo que logra es enviar señales contradictorias al sector privado”.

Gonzalo Tanoira, presidente de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE).

“Desde la perspectiva de ACDE, además de equivocada, esta decisión oficial vulnera varios de los principios de la Doctrina Social de la Iglesia, impide que la actividad económica se ponga al servicio de la sociedad en su conjunto, niega la libertad de la persona en el campo económico como un valor fundamental, y menosprecia la importancia del libre mercado para garantizar la provisión de bienes y servicios”, puntualiza el comunicado.

Y agrega: “Convocamos al empresariado y a los canales de comercialización a evitar caer en la remarcación de precios preventiva, una práctica que anticipa y acelera la inflación”.

El comunicado completo:

“Los argentinos vemos una vez más cómo desde el gobierno se pretende solucionar un problema acuciante como el de la inflación con una receta equivocada. El reciente congelamiento de precios de más de mil cuatrocientos productos, lejos de reducir la inflación lo que logra es enviar señales contradictorias al sector privado; éstas demoran las tan necesarias inversiones que deberían producir un incremento en la capacidad instalada, aumentando la oferta de productos, generando más empleo y riqueza en beneficio de la población.

Desde la perspectiva de ACDE, además de equivocada, esta decisión oficial vulnera varios de los principios de la Doctrina Social de la Iglesia, impide que la actividad económica se ponga al servicio de la sociedad en su conjunto, niega la libertad de la persona en el campo económico como un valor fundamental, y menosprecia la importancia del libre mercado para garantizar la provisión de bienes y servicios.

Numerosos son los experimentos de este tipo a lo largo de la historia que han demostrado que esta medida no funciona.

Lejos de contribuir a los objetivos planteados, desde ACDE consideramos que esta decisión no atenuará el Índice de Precios al Consumidor, que desde Enero del 2020 acumula más de 103% de aumento. Además será nociva en términos de litigiosidad, abastecimiento de productos, equilibrio entre canales de comercialización y aumento del gasto para controlar su cumplimiento, fomentará la creación de mercados negros y la evasión impositiva.

Convocamos al empresariado y a los canales de comercialización a evitar caer en la remarcación de precios preventiva, una práctica que anticipa y acelera la inflación. Es momento de aunar esfuerzos y pensar desde ambos lados (gobierno y empresas) en como estabilizar las variables macroeconómicas de nuestra economía de una manera seria y sustentable, tomando como ejemplo las medidas que funcionan en otros países”.