Juntos por el Cambio pidió este lunes que el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, renuncie después de haberle respondido un tuit al dibujante Nik en el que daba el dato de la escuela a la que iban sus hijas. Además, la mesa nacional de la principal coalición opositora reclamó que espera que Fernández dé unas disculpas públicas.

Funcionarios y candidatos de Cambiemos repudiaron a Aníbal Fernández

La oposición le exigió al Gobierno, en un comunicado, “que se exprese sobre lo ocurrido y que garantice que los miembros de su gabinete cumplan con los deberes de funcionarios públicos que les fueron asignados”. Y añadió: “El ministro de Seguridad debería pedir verdaderas disculpas sobre lo sucedido y poner su renuncia a disposición del señor Presidente de la Nación para que sea él quien tome la decisión de sostener en el cargo a funcionarios que no son capaces de hacerle honor a sus responsabilidades” .

Además, señalaron que Aníbal Fernández “instala miedo mediante amenazas encubiertas a través de las redes sociales” en vez de cumplir con su responsabilidad que es “trabajar para hacer sentir seguros a cada uno de los ciudadanos argentinos”.

Funcionarios y candidatos de Cambiemos repudiaron a Aníbal Fernández

En la misma línea agregaron que “como si eso fuera poco, lo hace dando a conocer información privada y personal sobre las hijas de Nik, que son menores de edad en etapa escolar”. “Este tipo de conductas con fines intimidatorios buscan mantener a los ciudadanos callados, con miedo a expresar sus opiniones libremente frente a la posibilidad de ser expuestos y sufrir represalias. Los funcionarios del Gobierno Nacional siguen creyendo que pueden actuar con total impunidad, de manera avasallante y abusando de su poder”, concluyen en el final del comunicado.

La presidenta del PRO, Patricia Bullrich, los diputados de Juntos por el Cambio, Cristian Ritondo, Fernando Iglesias y Waldo Wolff y la exgobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, mostraron su repudio hacia Aníbal en sus cuentas personales de Twitter.

Funcionarios y candidatos de Cambiemos repudiaron a Aníbal Fernández

“El ministro de Seguridad de la Nación, Anibal Fernández, como respuesta a una crítica de @Nikgaturro le avisa que sabe a qué escuela van sus hijos. Con los chicos no. #VolvieronPeores”, expresó Vidal, mientras que Bullrich afirmó que lo que hizo Fernández fue un “escrache”. “Retráctese YA y le advierto #ConLosChicosNo !”, cerró el comentario Bullrich.

“Renunciá ya mismo, delincuente”, pidió Iglesias y Wolff esbozó: “El ministro de seguridad amenaza veladamente a quien critica acciones de gobierno. Exhibe información de la vida privada dando a entender que los hijos de @Nikgaturro con quien me solidarice van a ORT. Seguramente me amenace a mí también. Estamos acostumbrados en la familia”.

Por último, Cristian Ritondo señaló en su cuenta de Twitter que se solidarizaba con Nik al mismo tiempo que repudió las amenazas y que le parece “muy grave” que surjan de un Ministro de Seguridad. “No podemos permitir que para callar al que opina diferente se utilice información sobre sus hijos”, cerró el diputado.

Al borde del llanto

Después de recibir el mensaje de Aníbal, Nik contó que recibió un llamado del vocero del Ministro de Seguridad. “Me dijo, riéndose, que a Aníbal se le fue un poquito la mano. No son conscientes de lo que hacen”, relató el dibujante de la historieta Gaturro.

“No sé si debo contar esto. Me llamó el jefe de prensa de Aníbal... Que Aníbal está en Tucumán. Que en realidad, con una sonrisa, se le fue un poquito la mano. Se reía. Que sí, que me quería llamar”, relató Nik que le dijo el vocero de Fernández.

Luego, a medida de que el dibujante del diario La Nación continuaba contando los hechos su nerviosismo iba creciendo. “Yo estoy más para abrazar a mis hijas y ponerme a llorar que para hablar con este señor, que no tiene conciencia de lo que hace”.

Nik denunció una “amenaza velada” de Aníbal Fernández: “Tengo miedo”

Me dio una indignación. Se te cagan de risa en la cara. Me dan ganas de llorar. ¿Cómo te va a llamar riéndose?”, dijo Nik, al borde del llanto, quien luego continuó que una de sus hijas se había largado a llorar.