Julio María Sanguinetti, ex presidente de Uruguay, analizó la derrota del oficialismo y trazó un paralelo con lo sucedido en el “Frente Amplio” de su país. Además, sentenció que los resultados de los comicios fueron “un golpazo al gobierno”.

//Mirá también: Sergio Berni: “A nuestros ciudadanos lo que les importa es salir a la mañana a conseguir trabajo, que nos les roben y que la plata les llegue a fin de mes”

“La derrota del kirchnerismo es también la de las propuestas frentistas de este año y medio de pandemia. Aunque ahora se escondan”, escribió el ex mandatario en El País de Uruguay, donde escribe una columna semanalmente.

La descripción de una crisis en Argentina fue el eje central de la columna, pero también una forma sutil de referirse al Frente Amplio, en Uruguay, la coalición que no pudo vencer a Lacalle Pou en las presidenciales de 2019.

El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou. (AP)

El presidente de Uruguay entre 1995 y 2000 comparó lo ocurrido en la pandemia en Argentina y las propuestas realizadas por la oposición en Uruguay.

La primera comparación fue por las cuarentenas obligatorias, muy repetidas por Alberto Fernández a lo largo de todo el 2020. Ahí trazó el paralelismo con su país y señaló que a la oposición: “Clamaban por ellas el Sindicato Médico del Uruguay, hoy silencioso frente a su fracaso: si algo se demostró es que los resultados fueron negativos”.

“No es casualidad que, en esa siempre triste comprobación de fallecidos por 100 mil habitantes, Argentina registra 251, Brasil 276 y Uruguay 173. Dicho de otro modo, la libertad responsable aseguró más vidas”, sentenció.

La crítica de Pepe Mujica a Argentina

Pepe Mujica, expresidente de Uruguay, también había dado su parecer con respecto a lo que vive Argentina en esta época de elecciones. “Recomiendo leer el Martín Fierro, ‘los hermanos sean unidos, porque sino se los comen los de afuera’”, dijo a una radio local.

“La Argentina es maravillosa por los recursos que tiene, pero está desquiciada”, sostuvo Mujica. “El sistema político debe dialogar mucho más, no hay democracia sin diálogo, y eso significa bajar los decibeles, no putearse tanto por la prensa”, amplió.

“Debe haber un programa mínimo de unidad nacional y después todas las diferencias que quieran, porque esa es una responsabilidad del Gobierno y de la oposición”, añadió en declaraciones a Radio 10.