Presentaron una demanda de “Enforcement” para obligar al Estado argentino a pagar una sentencia en su contra de 320 millones de dólares por la expropiación de Aerolíneas.

La demanda del fondo de inversión Titan Colotium fue presentada este miércoles en los tribunales de Columbia, en el distrito de Washington, cuya corte deberá designar qué juez se hará cargo, según consignó Clarín. El mismo medio aclaró que fue dictada originalmente en 2017 por el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI), el tribunal arbitral del Banco Mundial.

La Argentina nunca pagó esta sentencia del CIADI, que había quedado en firme en 2019, según el reclamo. “El reclamo original había sido hecho por Teinver, la sociedad dueña de Air Comet, que en Argentina fue más conocida como Grupo Marsans”, señaló Sebastián Maril, director de Latam Advisors.

La demanda podría extenderse un año hasta tener sentencia firme. La Justicia de EEUU podría terminar fallando con el dictado de embargos contra bienes argentinos en ese país -incluidos los aviones de Aerolíneas que diariamente viajan a Miami y Nueva York- si no hay un acuerdo previo.

Aerolíneas Argentinas.Presidencia | La Voz

La expropiación de Aerolíneas Argentinas

La sociedad Interinvest, dueña de las acciones de Aerolíneas Argentinas, había quedado entre octubre de 2001 y julio de 2008 en manos de Air Comet, una aerolínea española controlada a su vez por empresarios españoles del turismo. Su marca más conocida era la agencia Marsans.

Con el apoyo de los gremios aeronáuticos, los cuales se habían opuesto en 2001 a un plan de ajuste de Aerolíneas que por entonces quería llevar a cabo el Estado español, Marsans comenzó su gestión. Había recibido las acciones de la línea aérea luego de haber sido gestionada desde su privatización por Iberia y por American Airlines.

Tras un paro contra la SEPI española a cargo de la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA), Aerolíneas debió pedir su concurso preventivo, en junio de 2001. Para octubre las acciones pasaron desde la SEPI española a Marsans.

El vínculo con Marsans se fue deteriorando durante el gobierno de Néstor Kirchner. Y con el de Cristina Kirchner, con Ricardo Jaime como secretario de Transporte, Marsans desistió mediados de 2008, cuando dejó de pagar un déficit mensual que por entonces rondaba los 25 millones de dólares.

Jaime y el ministro de Planificación, Julio De Vido, se hicieron cargo de la empresa en julio de 2008. Designaron como interventor al entonces ex intendente de La Plata, Julio Alak. Una ley que ese mismo año votó el Congreso puso las acciones de Aerolíneas “sujetas a expropiación”.

Alak fue reemplazado por Mariano Recalde al año siguiente, cuando uno de los tres dueños de Marsans, Gonzalo Pascual, ya había fallecido, mientras que sus socios, Gerardo Díaz Ferrán y el ex presidente de Aerolíneas, Antonio Mata, enfrentaban cargos de defraudación ante la Justicia española (luego serían condenados). Y presentaron la demanda por la expropiación de Aerolíneas ante el CIADI.

Nueve años demoró el fallo del tribunal del Banco Mundial, lapso en el que los españoles vendieron la titularidad del jucio a un fondo de inversión, Burford, por 25 millones de dólares, que a su vez cedió los derechos del juicio de Aerolíneas a otro fondo, Titan (habría pagado alrededor de 120 millones de dólares), el cual ahora busca cómo cobrar los US$ 320 millones.