Japón investiga que sucedió con alrededor de 1,63 millones de dosis de la vacuna de Moderna que presentaron impurezas y cuyo uso, por ende, debió ser suspendido. En el país preocupa la escasez de suministros, mientras intentan acelerar las inoculaciones en pleno brote de Covid-19.

//Mirá también: Argentina suma un total de 50 millones de vacunas recibidas

La irregularidad se registró en varios centros de vacunación y, señalan, podrían haberse administrado algunas de las dosis, aunque no se registraron al momento efectos adversos.

Desde Takeda Pharmaceutical Co., la farmacéutica japonesa encargada de la venta y distribución de la vacuna en el país, comunicaron la suspensión de las dosis fabricadas en la misma línea de producción como medida de precaución.

Asimismo, solicitaron a Moderna “una investigación de emergencia”, e indicaron a instituciones médicas y organizadores “que dejen de administrar el fármaco fabricado en España”, para lo que compartió los números de producción que podrían estar afectados.

La situación actual

Es el peor momento para un acontecimiento de este tipo, ya que coincide con el repunte de los contagios en el país. La cifra de nuevos casos diarios está superando los de otras etapas y, de hecho, en muchas regiones el sistema público de salud se encuentra al límite.

En Japón se vacuna con los sueros de Moderna, Pfizer-BioNTech y AstraZeneca-Universidad de Oxford, todas ellas desarrolladas en el extranjero. Moderna se sumó en junio a centros de vacunación a gran escala y en puntos de inoculación en lugares de trabajo, que ayudó a acelerar la campaña.

Cerca del 43% de los japoneses ya completaron su esquema vacunatorio.

Alerta por la vacuna Moderna en Japón. Orlando Pelichotti | Los Andes

La contaminación

La explicación del Ministerio de Salud es que se encontraron “materiales extraños” en algunas dosis de un lote de aproximadamente 560.000 viales. Desde Takeda Pharmaceutical, por su lado, manifestaron que Moderna había suspendido tres lotes “por precaución”, apuntando a un sitio de contrato de fabricación en España como la “causa probable”.

A su vez, desde Moderna afirmaron: “Hasta la fecha, no se han identificado problemas de seguridad o eficacia”. Pero agregaron que trabajarán con los reguladores y Takeda para investigar más el asunto.

Respecto del causante de la contaminación, Takeda describió a los objetos extraños como “material particulado”, después de lo cual dijo que realizó un examen de emergencia. Los informes provinieron de siete centros de vacunación, según el periódico Japan Times, con 39 viales, o 390 dosis, que se encontraron afectados.

“El Ministerio de Salud ha publicado los números de lote para que las personas que recibieron la inyección antes de la suspensión puedan verificar si recibieron una inyección potencialmente contaminada”, publicó el medio japonés,

La versión de España

Cabe destacar que los únicos lotes de vacunas de Moderna fabricados en España afectados por impurezas son los tres que paralizados en Japón, ninguno de los cuales fue distribuido en ningún otro país, informaron fuentes del Ministerio de Sanidad español.

Asimismo, explicaron que tanto las autoridades japonesas como las españolas evalúan el riesgo de la presencia de esas impurezas y, en función de estos análisis, se tomarán las medidas necesarias.

//Mirá también: Estudian la posible combinación de la vacuna de Moderna con las de otros laboratorios

La farmacéutica Rovi, responsable de la producción de una gran parte de las vacunas de Moderna en el mercado internacional, investiga las causas de estos problemas de calidad para conocer el origen, solucionarlo y evitar que se repita, bajo la supervisión de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

Con información de Associated Press, EFE y BBC News