Tras los cuestionamientos de Amnistía Internacional por las malas condiciones en los centros de aislamiento por coronavirus en Formosa, la organización Human Rights Watch cuestionó al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y salió a enfatizar que “el funcionario no entiende en qué consisten las violaciones a Derechos Humanos”.

Cafiero había considerado que en la provincia que gobierna Gildo Insfrán “no hay violación a los Derechos Humanos”, aunque reconoció que “hay casos de violencia institucional”. Y había explicado que el secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla, visitó algunos centros de aislamiento en la provincia para “determinar algo que a priori parecía bastante descabellado: que se confundía un centro de aislamiento con un centro clandestino de detención y eso no ocurre”.

El director de la División de las Américas de la organización, José Miguel Vivanco, calificó las declaraciones de Cafiero como “un disparate” y consideró, en diálogo con TN, que “se ve que no entiende en qué consisten las violaciones a los Derechos Humanos”.

Asimismo, criticó que haya manifestado que “con el argumento de que está cerca de agrupaciones de defensa de estos derechos que lucharon por justicia, nadie le puede exigir rendición de cuentas al Gobierno”. Y agregó que esto es algo “absurdo, que demuestra superficialidad y soberbia, lo que es inaceptable”.

Además, Vivanco dijo que todos los gobiernos “están sujetos a rendir cuentas por los Derechos Humanos, que no le pertenecen a nadie, ni a un grupo político, ni a una persona ni a un gobierno”.

También, reveló que recibieron “denuncias serias de la provincia que describen un panorama abusivo” y fue más allá al señalar que hubo presentaciones sobre “detenciones arbitrarias de personas, algunas contagiadas de COVID-19, y otras no”, y malas condiciones en los centros como “hacinamiento e insalubridad”.