Este viernes se realizo la apertura de los dos celulares de Diego Maradona que fueron secuestrados de la habitación donde falleció el pasado 25 de noviembre en un country del partido bonaerense de Tigre.

Los fiscales que investigan las circunstancias en las que murió Maradona lograron extraer toda la información de los dos teléfonos celulares que poseía el ex DT de Gimnasia de La Plata al momento de su muerte, en busca de pruebas que permitan avanzar en la investigación.

La apertura de los dos aparatos de la marca Apple, un Iphone 7 Plus gris oscuro y un Iphone 8 Plus color negro, se realizó esta mañana en las oficinas de la fiscalía general de San Isidro y fue llevado a cabo por expertos en informática de la Policía Judicial.

“Logramos extraer toda la información de los teléfonos. Ahora comenzará la tarea de análisis de los datos para determinar si tienen importancia parala pesquisa”, dijo a Télam un vocero de la investigación.

Para poder ingresar a los teléfonos, los investigadores obtuvieron las claves de ambos aparatos que fueron aportadas por los familiares.

La herramienta tecnológica que tienen en la Fiscalía General de San Isidro es el UFED (Dispositivo Universal de Extracción Forense, según sus siglas en inglés), un aparato que permite extraer de un celular, una tablet o cualquier otro dispositivo toda la información almacenada de la memoria o de las tarjetas SIM para su análisis forense.

Se trata del mismo sistema con el que lograron extraer toda la información de los cuatro celulares secuestrados a los dos principales imputados de la causa, el neurocirujano Leopoldo Luque y la psiquiatra Agustina Cosachov.

Diego Maradona.

“Vengo a presenciar la apertura de los teléfonos celulares para que empiece a bajarse la información”, dijo esta mañana a la prensa el abogado Vadim Mischanchuk, quien representa a la psiquiatra del “10”, Agustina Cosachov, una de las imputadas en la causa.

El letrado destacó que los mensajes de chat incorporados hasta ahora en la causa a través del análisis de otros teléfonos indican que “los enfermeros que estaban todos los días con el paciente en la casa de Tigre reportaban diariamente y mas de una vez por día a tres médicos”, por lo que consideró que esa evidencia “no complica a Cosachov, al contrario”.

“Todos esto ayuda a reconstruir el rompecabezas”, agregó el defensor, quien dijo que su asistida “va a dar su versión cuando la Justicia la cite a declarar como imputada y le pregunte sobre el tema que se le reprocha” ya que “todavía no hay ningún papel oficial que indique qué se le reprocha”.

Sobre la apertura de los teléfonos, voceros de la pesquisa informaron a Télam que en un primer momento los fiscales prefirieron preservar la intimidad del excapitán de la selección argentina campeona del mundo en México ’86 y dejaron secuestrados, ensobrados y sellados los dos aparatos, pero ahora necesitan analizar su contenido con “el objeto de recolectar mayores medidas de prueba”.

Maradona murió a los 60 años el 25 de noviembre de 2020 al mediodía, en una casa que su familia había alquilado en el barrio privado San Andrés, de Tigre, a dos semanas de su externación de la Clínica Olivos, donde había sido sometido a una neurocirugía por un hematoma subdural en el cerebro.

La autopsia determinó que murió como consecuencia de un “edema agudo de pulmón secundario a una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada” y descubrieron en su corazón una “miocardiopatía dilatada”.

Con información de Télam.