El laboratorio Richmond de Argentina firmó un memorándum de entendimiento con la Sociedad Gestora del Fondo de Inversión Directa de Rusia, para producir la vacuna Sputnik V contra el coronavirus en el país, según informó la empresa.

El objetivo es fomentar la cooperación entre las partes con la finalidad de obtener en el corto plazo la fabricación de la vacuna contra el Covid-19, la cual se producirá en Argentina. Cabe recordar que nuestro país recibiendo partidas de la vacuna de origen ruso Sputnik V, que fue desarrollada por el Instituto Gamaleya, tras un acuerdo entre ambos gobiernos.

Memorándum - El laboratorio Richmond producirá la vacuna rusa Sputnik V en ArgentinaMemorándum

“Este potencial de desarrollo se realizará con la participación de Hereto Labs Limited, laboratorio establecido en la Republica de la India, con quien Laboratorios Richmond posee una alianza estratégica desde hace más de 25 años”, reza el memorándum.

Marcelo Figueiras, presidente de Laboratorios Richmond explicó: “Estamos muy confiados en llevar adelante este proyecto y lograr que en un mediano plazo se incremente la capacidad de producción de vacunas en nuestro país“, señaló en diálogo con Infobae desde Moscú.

La planta especializada y de alta tecnología en la zona de Pilar -donde actualmente está emplazada la planta de Richmond- en el país para la producción de vacunas en general y contra el Covid en particular, entre las que se encuentra primera en la lista, la Sputnik V. La construcción de la planta contemplará los procesos de formulación y rellenado. La inversión ronda entre los 70 y los 100 millones de dólares.

Vacuna Sputnik V Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes Orlando Pelichotti | Los Andes

Cabe recordar que la vacuna Sputnik V no posee ningún elemento del coronavirus en su composición, se presenta en forma liofilizada, como un polvo que se mezcla con un excipiente para disolverlo y luego administrarlo por vía intramuscular.

El fármaco utiliza una tecnología de adenovirus humano de dos vectores diferentes, Ad5 y Ad26, para una primera y una segunda inyección. Sin embargo, Sputnik V no contiene adenovirus humanos vivos, sino vectores adenovirales humanos que no son capaces de multiplicarse y son completamente seguros para la salud.

El gen del adenovirus, que es el causante de la infección, se sustrae y en su lugar se inserta un gen con el código de la proteína de otro virus. El elemento insertado es seguro para el organismo y ayuda al sistema inmunológico a producir anticuerpos que protegen de la infección por el Sars-Cov-2.