El Gobierno recibió un aviso de los servicios de inteligencia extranjeros sobre la posibilidad de atentados en varios países de Occidente, incluida la Argentina, en los días previos a la Navidad como represalia por la muerte del general iraní Qasem Soleimani, tras un bombardeo por parte de aviones de Estados Unidos.

El reporte internacional provocó que la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), la Dirección de Migraciones, el Ministerio de Seguridad y otros organismos estatales adoptaran medidas adicionales de prevención e incrementaran la custodia de varios “objetivos” posibles en el país.

Según fuentes oficiales, el reporte internacional no puede catalogarse como una amenaza concreta contra el país, sino que se trató de una advertencia para las naciones de Occidente que pueden ser blanco de ataques terroristas.

Foto: Presidencia

Cabe recordar que el genera iraní Qasem Soleimani murió el 3 de enero de 2020 producto de un ataque aéreo ordenado por el presidente Donald Trump, lo que generó una ola de amenazas por parte de Teherán. Fue en este contexto que las autoridades internacionales advirtieron que al cumplirse un año del hecho, podrían generarse acciones en diferentes partes del mundo.

“Es importante aclarar que el alerta no se emitió sola a la Argentina. El aviso de los países centrales fue general, pero es cierto que aumentamos nuestros mecanismos de control y seguridad”, admitieron las fuentes. Esta clase de advertencias forman parte de una agenda de colaboración internacional y las medidas de vigilancia se endurecieron en edificios públicos.

“Se solicita elevar los niveles de vigilancia y monitoreo en torno a instituciones representativas de los países objeto”, fue el mensaje que llegó al Sistema de Inteligencia Nacional, que de inmediato activó los protocolos vigentes, lo que consiste en notificar a los ministerios y organismos que deben actuar en esta clase de sucesos.

Quien era el militar iraní asesinado por EE.UU., crimen que podría "desatar una guerra"

Dado que la Argentina cuenta con antecedentes de atentados terroristas como el ataque a la embajada de Israel en Buenos Aires y la voladura de la AMIA, el país decidió implementar medidas de seguridad extras. A esto se suma que en la Triple Frontera se han registrado movimientos y capturas de materiales que podrían estar vinculados a posibles ataques terroristas.

A mediados de noviembre de 2020, Alberto Fernández se interesó en los pormenores de una denuncia que alertaba sobre la preparación de un posible atentado en la Argentina. Fue un llamado anónimo a la embajada argentina en Reino Unido, que activó una investigación por un posible intento de ingresar a través de la frontera un cargamento de nitrato de amonio, que puede ser utilizado para la fabricación de explosivos.

Según consignó La Nación, en esta oportunidad el jefe de Estado no fue notificado al respecto.