No hay decisión tomada ni una única propuesta. El 15 de julio se reunirá el Consejo Federal de Educación (CFE) para empezar a definir si habrá continuidad pedagógica entre 2021 y 2022 y, en paralelo, cuáles serán los criterios a establecerse sobre la repitencia de los alumnos.

//Mirá también: Otra polémica en la educación: el Gobierno propone que los chicos tampoco repitan este año

Nicolás Trotta, ministro de Educación de la Nación, le dijo a Vía País que en el CFE se van a debatir “todas las propuestas” que acerquen tanto él como sus pares provinciales en torno a los marcos pedagógicos y además se escuchará a expertos en educación.

“No hay contrapunto con mis colegas, nosotros no hicimos una propuesta concreta. Todo se debatirá en el Consejo con especialistas”, afirmó Trotta. Así, negó que él o su equipo hayan propuesto la “promoción directa” de todos los alumnos del país en 2021.

El martes hubo una reunión cerrada de ministros provinciales, en la que tampoco estuvieron todas las provincias ni la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Por Nación participó Marisa Díaz, secretaria de Educación. Pero no fue un encuentro del CFE.

Allí, se platearon cuáles son los temas que debería debatir el CFE el 15. Se abordaron diferentes propuestas vinculadas a los contenidos priorizados por año, ciclo y nivel en cada jurisdicción; las estrategias didácticas priorizadas; cómo se evaluará a los alumnos y de qué manera se acreditará si hubo aprendizaje o no.

Para Trotta, el objetivo de ese encuentro fue empezar a trazar una hoja de ruta en la construcción de acuerdos para el segundo semestre que permita adecuarlos a la situación actual. En ese contexto se debatirá si se prorrogará la Unidad Pedagógica que fue de 2020/2021 a 2021/2022.

Walter Grahovac, ministro de Educación de Córdoba, opinó que él no está de acuerdo con discutir “repitencia sí, repitencia no”. “Me quiero correr de la discusión politizada de que eso es facilismo. Al ser consultado sobre si él ve una pata política a la controversia, respondió: “Debe haber de todo, yo no tengo duda”.

Vuelta a clases durante la pandemia. (Foto: Federico López Claro)

Chispazos políticos

Había sido Soledad Acuña, ministra de Educación porteña, quien lanzó una alerta para que no se restrinja la repitencia. Ayer pidió en declaraciones a Radio Mitre que “se reconozca las identidades y particularidades de cada provincia” porque en la Ciudad de Buenos Aires este año podría haber más clases presenciales que en otros distritos.

Para Trotta, la ministra porteña está planteando “un contrapunto que no existe”. En ese sentido, dijo: “Acuña no asistió a la reunión del martes”. Por ello, consideró, “partidizar o politizar un esquema que está en instancia de debate pedagógico con mala fe genera confusión, no le hace bien a nuestro sistema educativo ni a la sociedad”.

“Todos los actores vinculados a la construcción de certezas en un momento de profunda incertidumbre, de mucha angustia, debemos ser responsables. A la incertidumbre se la enfrenta con diálogo y no tratando de instalar una agenda ficticia”, enfatizó el funcionario nacional.

//Mirá también: Nicolás Trotta reconoció que un millón de niños tuvieron “bajo o nulo contacto con las escuelas” en el último año

Para Grahovac, ya se está observando que en 2021 no se podrá dar todos los contenidos de este año en un cien por ciento y recuperar también los vacantes del 2020. “Por lo tanto, va a haber unidad pedagógica entre 2021 y 2022”, analizó el ministro en diálogo con la radio cordobesa Radio Pulxo.

No obstante, aclaró que eso no significa que los chicos pasen de grado y sigan como si nada el año siguiente. “Hay un proceso de calificación y evaluaciones formativas. Con esto se va trabajando con los chicos y recuperando contenidos”, expresó.

Y añadió: “Para ser claros, nosotros vamos a hacer unidad pedagógica y vamos a evaluar. Y no es solo la nota, también es la asistencia, los trabajos y la voluntad de cursada de los estudiantes. Ahora, si hay una persona que tuvo dificultades que no son por responsabilidad propia y ha mostrado que tiene ganas y ha intentado, por qué lo vamos a hacer repetir de año. Lo que tenemos que hacer el año que viene es ayudarlo a que promueva”.

Para Trotta, el proceso de unidad pedagógica “es justamente para que no haya promoción automática”, sin que los chicos aprendan nada. Porque una promoción automática generaría que todos los chicos pasen de año sí o sí, hayan asistido a clases (presenciales y virtuales) o no.

“A partir de allí, se pueden analizar todas las alternativas. El compromiso es garantizar los aprendizajes y la calidad educativa. Y se van a desplegar todas las posibilidades que permitan que los niños puedan transitar de la mejor forma lo que es este periodo excepcional”, expresó Trotta.

Pruebas Aprender

Grahovac dijo que él hubiera hecho las pruebas a Aprender en 2020 de todas formas. Y señaló que “es una obviedad” que los resultados no van a ser mejores que los de 2019, porque la realidad ha cambiado por la pandemia.

“Entiendo que se está cambiando el sistema de evaluación, pero hubiese sido bueno y sano institucionalmente mantener el sistema de evaluación sin ocultar nada porque eso nos permite planificar con certeza”, señaló el cordobés.

Trotta comentó que estas pruebas se van a realizar en abril 2022 para la primaria y en octubre o noviembre en la secundaria, cuando los alumnos hayan regresado de manera presencial a las aulas en todo el territorio nacional.

En tanto, las evaluaciones que se llevarán adelante en 2020 en unas 120 escuelas serán muestrales porque “es lo metodológicamente correcto al tener una presencialidad alternada e intermitente de acuerdo a los indicadores epidemiológicos”.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.