Defensa y Justicia lo pasó par arriba. En la final argentina por la Copa Sudamericana en el Kempes goleó 3-0 a Lanús y fue el merecido campeón, en su primer logro a nivel internacional y en forma invicta. Con goles en todos los partidos, salvo en la semifinal de ida ante Coquimbo en Chile.

Desde el principio el conjunto de Hernán Crespo se mostró como muy superior y lo plasmó en la red por el gol del eficiente y polifacético Adonis Frías, al capturar un rebote en el corazón del área Granate para anotar el 1 a 0.

El segundo tuvo el sello del goleador de la Copa, Braian, quien a puro olfato capturó un cierre definitario de Pérez en el costado izquierdo de la defensa de Lanús, y sometió a Morales con un toque sutil. Artillero del torneo con 10 tantos y jugador del partido en la final.

Y ya con un rival entregado, después de 90 minutos en los que casi no llegó al área del Halcón de Varela y pese a llegar como candidato; en tiempo de descuento el ingresado Washington Camacho, uno de los históricos del plantel, la mandó a la red para el 3-0 definitivo, de un gran campeón.