En el marco de las vacunaciones contra el COVID-19 y la información de que el Gobierno entregaría dosis a organizaciones sociales, el ministro de Desarrollo Social Daniel Arroyo indicó que se trata de una propuesta que deberá evaluar el Consejo Federal de Salud.

// Mirá también: Segunda ola de coronavirus: crecen los contagios entre los jóvenes y hay tensión en el sistema de salud

El funcionario puntualizó que la idea es inocular a las personas que trabajan en 10.000 comedores populares, a lo largo y ancho del país, quienes deberían entrar dentro de la categoría “trabajadores esenciales”.

Daniel Arroyo, ministro de Desarrollo Social de la Nación. (Archivo)

Hicimos un registro, hay entre 5 y 7 personas en los distintos comedores, de ahí surge ese numero de 70.000”, explicó Arroyo en dialogo con radio La Red y aclaró que la iniciativa “está justificada”. “Así como son esenciales docentes, los que están cocinando para los demás en comedores y merenderos también son esenciales”, remarcó Arroyo.

En este sentido, el funcionario nacional explicó: “en términos generales hay un registro de comedores que hicimos, el año pasado que había muchas ollas populares, que hoy ya no están y volvimos a los comedores que teníamos antes. El planteo es muy razonable: que cuando se fijen prioridad de vacunación sean trabajadores esenciales”.

Cabe recordar que hace unos días, el presidente Alberto Fernández se comprometió a avanzar con el pedido de las organizaciones en una reunión en Olivos con los principales referentes de los movimientos, entre ellos la UTEP, Movimiento Evita, Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa.

“Muchas de las personas (de los comedores) en la práctica se vacunaron porque se anotaron en las provincias y les tocó por edad. No está confirmado, es una propuesta tiene sentido porque estamos hablando de trabajo esencial de verdad y con más restricciones más esencial el comedor”, señaló el ministro ante las próximas medidas que serán anunciadas en las próximas horas.

Organizaciones sociales realizan cortes y movilizaciones en el Obelisco hacia el Ministerio de TrabajoTwitter

// Mirá también: Endurecen los controles en accesos a la Ciudad: una a una, las nuevas medidas

No es tiempo hoy de movilizaciones ni de gente en la calle

En el marco de la segunda ola de contagios de COVID-19, ante la curva de contagios creciente y ante el riesgo de que el sistema sanitario colapse, las protestas por parte de los movimientos sociales no ceden.

Este martes se llevó a cabo una masiva movilización por parte de militantes de partidos de izquierda y organizaciones sociales al Ministerio de Trabajo, en el marco de la reunión del Consejo del Salario, para solicitar que lleven el sueldo mínimo a $40.000. La cifra actual es de $21.600.

Ante este panorama, Arroyo pidió a las agrupaciones que dejen las protestas diciendo: “No es tiempo hoy de movilizaciones, de gente en la calle, por el contexto sanitario”. Si bien reconoció el diálogo permanente con los dirigentes sociales y que las marchas reflejan “lo que pasa en los barrios”, alertó por la “circulación comunitaria y muy rápida” del virus.

“Realmente no hay gente que no conozca a alguien que la pasó mal. Entonces hay que ser cuidadosos. Es tiempo de escuchar, de trabajar, de reforzar partidas. No es tiempo de movilizar”, arremetió el funcionario.