Mucho se ha hablado en las últimas semanas de la posibilidad de combinar vacunas contra el coronavirus para completar los esquemas de dos dosis. En esto tiene que ver el faltante de segundas dosis de la vacuna Sputnik V, que si bien comenzó a destrabarse en los últimos días y se anunció una gran producción a nivel nacional, sigue siendo la principal preocupación a la hora de finalizar esquemas.

//Mirá también: El Gobierno confirmó la llegada de las primeras dosis de la vacuna de Pfizer contra el coronavirus

Por otra parte, los gobiernos nacional, porteño y bonaerense anunciaron que este mismo jueves la Argentina comenzará con la aplicación de una estrategia de vacunación contra el Covid-19 con combinación de distintos fármacos, para acelerar la campaña ante la amenaza de la variante Delta del coronavirus.

En una primera etapa, se trabajará con aplicación de vacunas de AstraZeneca y Moderna a quienes recibieron una primera dosis de Sputnik V. La vacuna Sinopharm también estaba prevista para estos nuevos esquemas, pero se decidió no incorporarla por ahora.

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, dijo que la Argentina seguirá trabajando para generar evidencia científica sobre la intercambiabilidad. Y señaló que próximamente se incorporará también la vacuna de CanSino a la estrategia.

(Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes)Orlando Pelichotti | Los Andes

¿Qué dicen los estudios y los especialistas?

“La realidad es que es muy difícil responder si es mejor esperar el segundo componente de Sputnik en vez de combinar. Porque yo no estoy seguro de que (el laboratorio Richmond) fabrique 3 millones de dosis en un mes. O por lo menos que envasen y empaqueten. Es una gran producción”, dijo a Clarín Eduardo López, jefe del departamento de Medicina del Hospital Gutiérrez y asesor del Gobierno.

“Todas las vacunas están aprobadas para pacientes inmunocomprometidos (quienes tienen una enfermedad que afecta el sistema inmunológico o están bajo tratamientos que bajan las defensas) y para adultos mayores. No hay vacunas a base de virus vivos. Así que todas demuestran ser seguras. Creo que si ya se dieron una primera dosis de Sputnik, se pueden dar una segunda de AstraZeneca o Sinopharm”, dijo al mismo diario la infectóloga Liliana Vázquez, de la Fundación del Centro de Estudios Infectológicos (FUNCEI).

La recepción de una segunda dosis elaborada por un laboratorio diferente a la primera dosis recibida será optativa, es decir, que las personas podrán optar por esperar a que estén disponibles las segundas dosis de la vacuna ya recibida.

Quienes lleven mas tiempo desde que recibieron una primera dosis y los mayores de 50 años y con factores de riesgo tendrán prioridad para la recepción de una segunda dosis en un esquema combinado.

// Mirá también: Coronavirus: el Instituto Gamaleya aprobó el primer lote de vacunas Sputnik V producidas en Argentina

Vizzotti sostuvo que los datos obtenidos en las dos primeras semanas de la investigación en la capital de Argentina “han sido satisfactorios y alentadores” respecto a la seguridad, los anticuerpos generados y la capacidad de neutralizar al virus.

Los estudios de combinación de vacunas siguen adelante en la capital y en la provincia de Buenos Aires y el pasado lunes se inició el reclutamiento de voluntarios para sumar a la investigación a las provincias de La Rioja, San Luis y Córdoba.

En tanto, el ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Nicolás Kreplak, aseguró que los estudios realizados sobre la efectividad de las vacunas que se aplican en Argentina contra el coronavirus no mostraron “ningún episodio de efectos adversos” en tanto que la combinación de ellas, de dos laboratorios diferentes para la primera y segunda dosis, en los voluntarios tuvieron “la misma eficacia” que si se hubiese dado dos dosis de la misma inmunización.