Cristina Fernández llamó a la oposición a discutir “cómo vamos a afrontar” la negociación de la deuda con el Fondo Monetario Internacional, del que dijo, “cuando hace acuerdos quiere condicionar las políticas públicas de cada país”.

//Mirá también: Diputados trata la reforma de Bienes Personales: cómo quedaría la ley

La vicepresidenta estuvo de nuevo en un acto del gobierno bonaerense. Esta vez participó en Lomas de Zamora, junto al intendente Martín Insaurralde y el gobernador Axel Kicillof, del anunció de la entrega de casi diez mil tablets a alumnos de sexto de primaria, en el marco del plan Conectar-Igualdad provincial.

“Los derechos universales siempre dan resultado”, dijo Cristina Fernández, quien recordó el plan Conectar Igualdad lanzado el 1 de julio de 2010, durante su primera presidencia. “Cuando dejamos el gobierno en 2015, habíamos entregado 5,4 millones de netbooks”, apuntó. El plan, se dijo, fue discontinuado por el gobierno de Cambiemos.

Al final de su discurso Cristina Fernández realizó la convocatoria a la oposición “a discutir con números reales” la problemática de la deuda con el FMI.

“Yo creo que debemos hacer un gran esfuerzo para encontrar una forma de discutir cómo vamos a afrontar el endeudamiento que tenemos que pagar en este gobierno pese a que no lo contrajimos”, dijo.

No es solamente responsabilidad del Gobierno. En realidad, si fuéramos a las responsabilidades, las grandes responsabilidades son de quienes contrajeron este crédito casi criminal de 45 mil millones de dólares. Queremos escuchar a los que la contrajeron para ver cómo hacemos para pagar esto sin someter al hambre al pueblo argentino”, agregó.

Cristina Fernández de Kirchner en un acto junto con Axel Kicillof.Cristina Fernández de Kirchner en un acto junto con Axel Kicillof.

El 14 de junio pasado, en otro acto del gobierno bonaerense, esta vez en La Plata y a propósito de la inauguración de obras en el Hospital de Niños, Cristina Fernández convocó a la oposición a discutir un nuevo sistema de salud, que integre lo público y lo privado. Antes había invitado a la oposición a discutir “la bimonetarización de la economía”.

Cristina Fernández reivindicó en varios tramos sus gestiones presidenciales. “Hoy estamos en condiciones los argentinos y argentinas de poder sopesar las políticas que nos han dado resultado. Más allá de la ubicación partidaria de cada uno, yo creo que en el año 2015 éramos más felices de lo que vino después. Teníamos expectativas, no teníamos este nivel de endeudamiento feroz que constituye una restricción tremenda, una restricción sin precedentes”, dijo.

En ese tramo recordó que “el Fondo Monetario Internacional, como todos saben, cuando hace acuerdos quiere condicionar las políticas públicas de cada país”. “El FMI que va a pretender condicionarnos en las políticas económicas”, insistió.

La vicepresidente le pidió a la oposición no “sarasear, tampoco difamar”. En otro apunte de su gobierno, mencionó que el país, en 2015, tenía el mejor salario mínimo y el mejor haber previsional mínimo de la región medido en dólares.

//Mirá también: Diputados trata la reforma de Bienes Personales: cómo quedaría la ley

Cristina Fernández, igual que Insaurralde y Kicillof, recordaron a Juan Domingo Perón, en otro aniversario de su muerte, por su decisión de establecer la gratuidad universitaria. “No solo fue un reconocimiento de un derecho universal. También hubo un fin práctico. Perón decía que íbamos a encontrar más materia gris en cuatro millones de estudiantes que en cien mil”, dijo la vicepresidenta.

También sostuvo que el país había perdido una oportunidad al discontinuar el programa Conectar-Igualdad, “el que hubiera sido de gran utilidad para transcurrir la pandemia con conectividad”. Calificó de “terrible tragedia” a la pandemia, de la que dijo “vamos a salir”.

El gobernador Kicillof también se dirigió a la oposición por sus críticas al operativo nacional de vacunación. “En los últimos días vacunamos un millón de personas; y hay otro millón de turnos en los próximos; son 500 ciudades en la provincia; un territorio 1500 veces más grande que la Capital Federal”, dijo.

“Invito de nuevo a nuestra oposición a que por un tiempo suspenda estas operaciones, suspenda esta idea de generar odio, de bombear indignación y ayude un poco a conseguir vacunas; los que no tienen que ocuparse con la responsabilidad de gobierno, ayuden o cortenlá un poquito”, propuso.

Por la Corresponsalía de Buenos Aires