La Copa América, que comenzará el próximo 13 de junio, podría jugarse en Estados Unidos. La Conmebol analiza la propuesta de los norteamericanos, luego de que Colombia se bajó de la organización por el estallido social y político y que Argentina vive un contexto epidemiológico caótico por el coronavirus.

//Mirá también: Lionel Messi llegó a la Argentina y se prepara para las Eliminatorias y la Copa América

Si bien en las últimas horas Alberto Fernández se reunió con Alejandro Domínguez, presidente del organismo sudamericano, para comentarle que el país sería sede única -agregaría más estadios para la disputa de los partidos- siempre y cuando se cumplan protocolos estrictos, TN informó esta nueva opción.

A la Conmebol le podría interesar el nuevo plan. Es que en el país norteamericano no solo cuentan con estadios imponentes, sino que gozan de que la pandemia esté más controlada que por este lado del mundo. Eso significa que se podrá contar con público en los partidos, uno de los objetivos que mantienen los organizadores del certamen continental y que en Argentina no sería posible.

La Copa América ya se jugó íntegramente en Estados Unidos, en 2016.

De esta manera, en caso de concretarse, Estados Unidos volverá a ser anfitrión del torneo como en 2016. En aquella oportunidad, Chile salió campeón luego de vencer a Argentina en la final.

Los requisitos que exige el Gobierno Nacional

Después del encuentro entre Fernández y Domínguez, Santiago Cafiero, jefe de Gabinete de la Nación, aseguró que solicitaron medidas muy estrictas, las cuales superan a las que se realizarán para la Eurocopa.

//Mirá también: Copa América: Conmebol rechazó el pedido de Colombia y Argentina es por ahora el único organizador

Se sorprendió bastante la gente de la Conmebol con respecto a las exigencias que estábamos poniendo. De hecho, nos hicieron comentarios de que ni siquiera la Eurocopa está con protocolos de esas características”, dijo el funcionario en una comunicación con Radio 10.

Santiago Cafiero, jefe de Gabinete. Captura de video

Después, Cafiero habló sobre los temas que se tocaron en la reunión: “Nosotros planteamos cuáles eran las condiciones sanitarias que se requería, son protocolos muy estrictos de alta y permanente fiscalización y son tan estrictos que la Conmebol se los llevó para analizar y para ver si los podía cumplir”.

Las prioridades, según indicó, serán que las delegaciones tendrán que estar vacunadas y que deberá llegar poca gente, entre otras cosas.

“Entiendo que tienen que hablar con todas las delegaciones para ver si pueden cumplir con los protocolos que Argentina está exigiendo y nosotros tenemos que, a partir de esa resolución, como es una copa que se juega en distintas sedes de Argentina, trabajar con los gobernadores y autoridades locales para informarles que aceptarían eso y que están en condiciones de hacerlo”, explicó el jefe de Gabinete.