El buque de carga “Ever Given”, encallado en el Canal de Suez, en Egipto, desde al martes, fue desencallado exitosamente este lunes. Durante la madrugada se había modificado su posición “en un 80%”, según el presidente de la Autoridad del Canal de Suez (SCA), Osama Rabie, y horas después fue finalmente destrabado, y retomó su posición original, paralelo a la orilla del canal.

Rabie indicó en un comunicado que el carguero fue reflotado tras exitosas maniobras de arrastre, y que la popa se movió y quedó a más de cien metros de la orilla.

Rabie anunció también a la comunidad marítima internacional que el tráfico en el Canal de Suez se reiniciará en cuanto que el barco haya sido totalmente desencallado, tras lo que será enviado a una zona de espera para ser sometido a pruebas técnicas.

Un “gran trabajo”

Rabie celebró los esfuerzos “heroicos” de los trabajadores de la SCA por el “gran trabajo”, destacó que cumplieron con su “deber nacional”.

El propio Rabie había anunciado poco antes que las labores para intentar desencallar el buque se retomaban con la ayuda de 10 remolcadores gigantes que operaron desde cuatro direcciones diferentes.

Unas horas antes del anuncio de la SCA, el proveedor de servicios marítimos Inchcape Shipping, había señalado que el buque había sido reflotado a las 4.30 horas (hora local), antes de indicar que el buque “está asegurado”.

Peter Berdowski, director ejecutivo de Boskalis —de la que SMIT, empresa que colabora con Egipto en las tareas de desencallado, es subsidiaria—resaltó que, si no era posible liberar la proa, las autoridades deberían recurrir al dragado de la zona hasta el fondo para poder “lanzar agua con gran presión para que el barco se libere de la arcilla”.

En caso contrario, habría que proceder a la descarga del buque, lo que “lleva mucho tiempo en el desierto”.

Casi una semana de atasco

El barco quedó encallado el martes y desde entonces ha causado un atasco sin precedentes en una de las rutas comerciales más transitadas del mundo, que ha provocado el desvío de más de 200 navíos y la parálisis de bienes por valor de 9500 millones de euros diarios.

El primer ministro egipcio, Mostafá Madbuli, hizo hincapié el sábado en que el país estaba en una carrera contrarreloj para desencallar el ‘Ever Given’, de 400 metros de eslora y 59 metros de manga, que transporta 224.000 toneladas de mercancía.

Por su parte, Rabie sostuvo en una entrevista concedida el sábado que los fuertes vientos en la zona no fueron la “causa principal” de que el carguero encallara, y apuntó a “otros factores”. Hasta entonces, las autoridades habían achacado lo sucedido a una tormenta de arena.

Con información de DPA y EFE.