El bloqueo que sufre el canal de Suez puso en jaque la ruta marítima que conecta Europa con Asia. Rusia plantea al mundo la Ruta Ártica, una alternativa que, sostiene, será más rápida, barata, segura y ecológica para el transporte de mercancías, pero que aún debe demostrar su fiabilidad.

“El precedente de Suez demuestra la fragilidad de cualquier ruta entre Europa y Asia. En esta situación, aumenta su importancia la Ruta Marítima del Norte, cuya competitividad crece año a año”, aseguró a la prensa Vladímir Panov, especialista para el Ártico de la agencia nuclear rusa, Rosatom.

Rusia es la potencia ártica por excelencia, tanto por su situación geográfica, como por su flota de rompehielos atómicos, los únicos capaces de romper el hielo y surcar los mares septentrionales durante los doce meses del año.

Buque encallado en el Canal de Suez - APAP

La Ruta Ártica fue lanzada en 2011 por el presidente ruso, Vladímir Putin, pero es un proyecto de futuro, ya que el Kremlin no espera que funcione como un corredor internacional de pleno derecho hasta 2035.

De hecho, en 2020 cruzaron el canal de Suez embarcaciones con 1.170 millones de toneladas a bordo, mientras que casi 33 millones de toneladas trasegaron el pasado año por la ruta norteña.

Más de la mitad de dicho volumen, unos 18 millones de toneladas, correspondió a gas licuado.

La “ventaja” del Cambio Climático

En principio, el trasiego de mercancías por la ruta ártica se limita a los meses que van de mayo a diciembre debido al grosor del hielo, que puede alcanzar los 4 metros, aunque el cambio climático está jugando en favor de Rusia.

Según informó esta semana el Instituto Meteorológico Ruso, el verano de 2020 fue el más caluroso en el norte desde 1951, es decir, en 70 años.

La superficie de hielo se redujo en septiembre del pasado año a un mínimo histórico de 26.000 kilómetros cuadrados de superficie.

La Ruta Ártica, la alternativa de Rusia ante el corte del Canal de Suez

En un intento de demostrar que también se pueden transportar mercancías en el punto más álgido del crudo invierno ártico, en febrero pasado el rompehielos “50 Años de la Victoria” allanó el camino para que un buque gasístico recorriera en menos de dos semanas 2.449 millas marítimas.

De hecho, los expertos pronostican que el progresivo deshielo debido al ascenso de las temperaturas conducirá a que dentro de unas décadas el océano quede despejado en verano, lo que permitirá prescindir de los rompehielos varios meses al año.

Travesía más corta y barata

Un barco tiene que recorrer 10.600 kilómetros para llegar por el norte desde la ciudad rusa de Murmansk al puerto chino de Shanghái, mientras que si opta por cruzar el canal necesitará surcar 17.700 kilómetros.

Además, la travesía por Suez lleva 35 días de media, mientras la arteria promovida por Rusia supone un ahorro de 10-12 días por barco, es decir, es un tercio más corta.

Según el Gobierno ruso, las compañías mercantes se ahorrarían hasta 500 millones de euros al año gracias “al menor nivel de emisiones de dióxido de carbono”.

Buque encallado en el Canal de Suez - APAP

“El menor nivel de emisiones se logra con la notable reducción de la longitud de la travesía”, dijo Anatoli Bobrakov, viceministro de Economía ruso.

Los pronósticos rusos son que para 2024 el volumen de mercancías por este itinerario ascienda a 80 millones de toneladas.

Diversificación para evitar bloqueos

La palabra clave es “diversificación”. Rusia pronostica que países como China, Japón y Corea del Sur tendrán en cuenta el precedente del portacontenedores “Ever Given”, que encalló en el canal de Suez, en sus estrategias de futuro.

“China se ha interesado, pero EEUU también. Es lógico que tras lo ocurrido nos preguntemos qué pasaría si hubiera una ruta alternativa”, comentó a Efe Serguéi Valentéi, profesor de Economía en la Universidad Plejánov de Moscú.

Así se veía el Canal de Suez hace algunas horas. (Mapa: Web)

Con todo, descarta que la Ruta Ártica pueda sustituir al canal. “La aspiración es que algunos países consideren rentable transportar sus mercancías por el norte en vez de por Suez”, manifestó.

“Hay avances, pero el proyecto ha demostrado ser más complejo de lo que se imaginaba. Necesitamos más tiempo y mucha inversión. No puede ser sólo un nudo de transporte. También hay que desarrollar el territorio ártico, lo que es difícil debido a las adversas condiciones climáticas y a la ausencia de población”, subrayó.

Con información de EFE