Boca enfrenta esta noche a Atlético Mineiro en Brasil por la vuelta de octavos de final de la Copa Libertadores después de igualar sin goles en La Bombonera.

//Mirá también: Quién es Juan Ramírez, el futbolista que desató un escándalo entre San Lorenzo y Boca

El equipo de Miguel Ángel Russo no pasó la mejor de las noches en la previa del encuentro. Es que los hinchas brasileños se hicieron presentes en el hotel Ouro Minas de Belo Horizonte y tiraron fuegos artificiales, no dejando descansar al plantel.

No van a dormir”, relata un hincha brasileño en uno de los videos que se difundieron. Lo cierto es que la presencia de hinchas en los hoteles del equipo visitante son una costumbre en todos los países. Se tiene la creencia de que si no se lo deja dormir al plantel rival, será más fácil ganarle dentro de la cancha.

Cabe aclarar, que el equipo de la Ribera ya había sido demorado dos horas en el aeropuerto brasileño y los medios nacionales titularon que “la revancha ya comenzó a jugarse” desde el aterrizaje.

Los hinchas de Atlético Mineiro fueron detenidos por la policía, que además confiscó los fuegos artificiales que tenían en su poder.

Los fuegos artificiales que tiraron en el hotel de Boca.Captura
Los hinchas del Mineiro, detenidos.Captura

//Mirá también: “Kily” González dijo que Rosario Central perdió por “dos errores infantiles”

El ambiente viene caldeado desde el lado Xeneize por la anulación del gol de Diego González por supuesta falta de Norberto Briasco.

La advertencia del presidente de Atlético Mineiro

Atlético Mineiro no la pasó bien durante su estadía en Argentina la semana pasada. Tal es así, que su presidente Serbio Batista Coelho había lanzado una advertencia a Boca para el partido de vuelta: “Los vamos a recibir de la misma manera que nos recibieron a nosotros”.

El equipo Galo tuvo que esperar dos horas en su paso por el país para realizarse los testeos pertinentes de Covid-19.

“Arribamos al aeropuerto cerca de la medianoche, nos volvieron a hacer los testeos que ya nos habíamos hecho y tuvimos que esperar los resultados con mucho frío durante dos horas”, señaló Batista Coelho en ese momento.

El presidente también apuntó a los dirigentes xeneizes que, según sus palabras, le dieron un lugar “con una visibilidad horrible para ver el encuentro, y eso que no había público”.