En el marco del Foro Generación Igualdad, el presidente Alberto Fernández aseguró este miércoles que el “dolor” provocado por la injusticia social, que suponen la violencia y las brechas de género, la exclusión y la discriminación de las mujeres, debe interpelar al poder político global para adoptar “políticas públicas contundentes” encaminadas a erradicar los patrones de desigualdad estructural.

//Mirá también: Alberto Fernández canceló su viaje a Francia por las medidas sanitarias restrictivas

Fernández se expresó así al participar de forma virtual en el evento que busca lanzar una serie de acciones concretas para lograr un progreso inmediato e irreversible hacia la igualdad de género, ya que tenía programado viajar pero decidió cancelar el vuelo por la situación sanitaria en el país.

El jefe de Estado recordó que la clausura de este Foro coincide con los 26 años de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer y la adopción de la Declaración y Plataforma de Beijing, hechos que marcaron un hito en la historia de las luchas por el reconocimiento y la ampliación de derechos de las mujeres.

Y 26 años después, dijo, la agenda de esa histórica conferencia sigue vigente. Señaló que todavía existen hoy sólidos núcleos de exclusión y desigualdad que afectan sobre todo a las mujeres y diversidades que se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad.

“Me refiero, sobre todo, a las mujeres en situación de pobreza, a las migrantes, a las indígenas, y a las personas discriminadas por su orientación sexual o expresión de género. Sabemos que la desigualdad y la discriminación solo traen penurias e injusticia, y que esta situación se ha agravado en el contexto de crisis sanitaria actual provocada por la pandemia de Covid-19”, afirmó el mandatario.

Fernández expresó que quienes tienen la responsabilidad de gobernar deben hacerse cargo de estas demandas y señaló que el “dolor de las personas que se ven privadas de derechos y que sufren discriminación” debe interpelar al poder político. Por ello, consideró, es necesario adoptar “políticas públicas contundentes” encaminadas a erradicar los patrones de desigualdad estructural; a reorganizar la vida social de los pueblos apuntando a relaciones humanas más justas e igualitarias, sin opresión ni discriminación por clase, nacionalidad, etnia o género.

Fernández dijo que su gobierno está comprometido con estas causas. Y señaló que una de sus primeras decisiones al asumir fue jerarquizar estos debates y posicionarlos en un lugar preponderante de la agenda pública, con la creación del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación.

“Sabemos que las desigualdades exceden las fronteras geográficas y, por lo tanto, exigen respuestas colectivas. Por eso nos comprometemos activamente con iniciativas como el Foro Generación Igualdad”, dijo. Y aseguró sentirse orgulloso de que, con la sanción de la ley de legalización del aborto, el Estado Argentino asumió la responsabilidad de legislar y proteger con políticas públicas, la salud y la vida de las mujeres y de personas con otras identidades de género con capacidad de gestar.

En ese contexto, el Presidente anunció que el Estado argentino ha decidido integrar y coliderar la Alianza Global de Cuidados junto al gobierno de México, para la promoción de sistemas integrales de cuidados y así construir verdaderas sociedades de cuidado más inclusivas y menos desiguales.

La “Alianza Global por los Cuidados: un llamado urgente a la acción” es un compromiso colectivo para movilizar la acción global hacia una economía del cuidado que reconozca este trabajo como una necesidad esencial y universal que contribuye para el bienestar de las personas y los hogares, al desarrollo social y al crecimiento económico.

Un llamado a la lucha

El anfitrión, el presidente francés Emanuel Macron, dijo que el objetivo del foro era escuchar las voces de quienes llevan a cabo la lucha por la igualdad y obtener resultados y propuestas concretas para elevar a los bloques políticos y a las autoridades de los países, con la idea de impulsar políticas específicas de igualdad.

El Foro Generación Igualdad es considerado el evento feminista más importante de los últimos 25 años. Fue iniciado por ONU Mujeres y está copresidido por Francia y México, en asociación con la sociedad civil y los jóvenes. Tras su lanzamiento en México en marzo de 2021, el Foro se desarrolla en París hasta el viernes. Reúne a jefes de Estado y de Gobierno, organizaciones internacionales, pero también a representantes de la sociedad civil, los jóvenes y el sector privado.

En el evento también expusieron la canciller de Alemania, Angela Merkel; el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador; el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau; la vicepresidenta de los Estados Unidos, Kamala Harris; la ex secretaria de Estado de ese país, Hillary Clinton, y el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres.

Harris también participó por videoconferencia e instó a las líderes jóvenes a que utilicen los elementos de la democracia para la lucha por la igualdad. “Sumen sus experiencias y no olviden el poder que tienen sus propias historias”, dijo Harris.

Y agregó que “las mujeres y las niñas sufren cuando la democracia falla”. Por ello, dijo: “Cuando se escucha a las mujeres, ya sea en la sala del tribunal, en el lugar de trabajo, en los pasillos del gobierno o en las urnas, la democracia es más completa. Entonces, lo sé, sin duda: la igualdad de género fortalece la democracia”.

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, afirmó que el futuro debe ser más diverso e igualitario para que las próximas generaciones puedan vivir en un mundo con igualdad de género, más justo y libre de odio y violencia. En ese sentido, la funcionaria europea cuestionó con dureza que los miembros de la UE no han ratificado y se están retirando del Convenio de Estambul.

//Mirá también: El presidente de República Checa calificó a las personas transgénero como “asquerosas”

El Convenio de Estambul es un tratado internacional suscrito en mayo de 2011 y concebido específicamente para combatir la violencia contra las mujeres y la violencia de género en el ámbito familiar. Establece unas normas mínimas para los gobiernos de Europa en lo relativo a prevención, protección y enjuiciamiento de la violencia contra las mujeres y la violencia de género en el ámbito familiar.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.