El presidente Alberto Fernández recibió esta tarde, en su despacho de la Casa Rosada, a Silvino Báez y Graciela Sosa, padre y madre de Fernando Báez Sosa, el joven asesinado hace un año a la salida de un boliche en la localidad bonaerense de Villa Gesell.

En el encuentro participaron también el legislador Leandro Santoro y el miembro del Observatorio de Víctimas del Delito y sobreviviente de la Masacre de Flores, Matías Bagnato, informaron fuentes oficiales.

De acuerdo a los voceros, el domingo próximo realizarán una colecta solidaria en honor a su hijo dado que el lunes se cumple un año de cometido el crimen.

Fernando (18) fue atacado a golpes la madrugada del 18 de enero de 2020, a la salida del boliche “Le Brique”, en avenida 3, pleno centro de Villa Gesell, adonde había ido a bailar con unos amigos.

Fernando Báez Sosa, el joven asesinado a golpes en Villa Gesell (Web)

Horas después de la muerte del joven estudiante de Derecho, que residía en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y había viajado a la costa a pasar unos días de vacaciones, la policía detuvo a 10 rugbiers oriundos de la localidad bonaerense de Zárate que habían alquilado una casa a pocas cuadras de la escena del crimen.

En noviembre pasado, la fiscal de la causa, Verónica Zamboni, pidió que ocho de esos imputados sean sometidos a juicio por el delito de “homicidio doblemente agravado por alevosía y el concurso premeditado de dos o más personas”.

Se trata de Máximo Thomsen (20), Ciro Pertossi (20), Luciano Pertossi (19), Lucas Pertossi (21), Enzo Comelli (20), Matías Benicelli (21), Blas Cinalli (19) y Ayrton Viollaz (21), quienes cumplen prisión preventiva en la Alcaidía 3 del penal de Melchor Romero.

Zamboni pidió además el sobreseimiento de Alejo Milanesi (19) y Juan Pedro Guarino (19), quienes se encuentran en libertad, imputados como partícipes necesarios.