El presidente Alberto Fernández recibió en la Casa Rosada a Liz Solari y a Manuel Alfredo Martí, titular de la Unión Vegana Argentina (UVA), para dialogar sobre el acuerdo porcino, muy criticado por ambientalistas. Si bien la reunión trascendió en las últimas horas, habría tenido lugar el 25 de noviembre.

Según publicó Solari en su cuenta de Instagram, en la reunión hizo entrega de una juntada de más de medio millón de firmas en contra del acuerdo.

“La entrega fue precedida por un cálido almuerzo, donde el presidente de la Nación ofreció platos veganos a Liz y a Manuel, mientras el primer mandatario escuchó atentamente los argumentos que motivaron la recolección del medio millón de firmas”, informaron.

Además, la Unión Vegana Argentina aseguró en Facebook que Fernández “afirmó que el Gobierno no va a promover modelos industriales de producción de ganado porcino que puedan poner en riesgo la salud pública, o que observen características contaminantes para el ambiente”.

“El Presidente mostró un gran interés en los beneficios que esto tendría para salud la población argentina y expresó su preocupación y deseos de potenciar sistemas de producción sustentables, accionar para generar más trabajo a los argentinos y al mismo tiempo mitigar los efectos del cambio climático. Todos temas por los cuales mostró una gran preocupación y deseos de accionar al respecto”, agregaron.

De unas 25.000 toneladas de carne de cerdo exportadas en 2019, Argentina se propone ahora aumentar sus ventas hasta 300.000 toneladas anuales cuando el proyecto esté en plena producción. Pero incluso antes de ello las exportaciones porcinas argentinas se han disparado: entre enero y julio de este año fueron de 22.407 toneladas, 66% más que en el mismo periodo del año anterior, según el ministerio de Agricultura.

China, único país cuya economía no se ha contraído en medio de la pandemia del covid-19, es actualmente el principal importador de productos argentinos, y desplazó a Brasil, históricamente el primer socio comercial de Argentina.