La baja fue del 6,1% y 4,2% mensual, según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). Llevará muchos años recuperarse, aseguraron desde la entidad.


La producción de las pequeñas y medianas industrias se desplomó un 6,1% en febrero respecto del mismo mes del año pasado y también bajó un 4,2% en relación a enero, por lo que en este sector no hay señales de recuperación.

Así lo informó la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) en un informe en el que señaló que febrero fue el décimo mes consecutivo de retracción para este sector de mano de obra intensiva.

En la CAME entienden que la crisis aún es profunda, pero se entusiasman con que la baja por la pendiente comenzó a frenarse y esperan que en los próximos meses esta tendencia continúe, aunque sin rebote por el momento.

Caída de la producción de las Pymes industriales.

La caída sigue siendo profunda, pero muestra una pequeña desaceleración. Además, subió a 58,9 % el uso de la capacidad instalada y a 33,1 % la proporción de empresas en alza”, dice el informe realizado sobre la base de la Encuesta Mensual Industrial de CAME entre 300 industrias pymes del país.

“Si bien todo es poco, y los niveles de actividad son muy bajos, esas leves mejorías podrían indicar que el fondo de la caída ya se encontró, aunque todavía no alcanzan para marcar un cambio de tendencia”, precisó la entidad empresaria.

Pablo Bozzano, director ejecutivo de la Cámara de Industrias Informáticas, Electrónicas y de Comunicaciones del Centro de Argentina (CIIECCA), expresó que la menor producción refleja la contracción del mercado interno y algunas empresas están intentando exportar para reactivar las ventas, pero es una tarea difícil ya que los empresarios no están en condiciones de invertir.

Pablo Bozzano, director ejecutivo de la Cámara de Industrias Informáticas, Electrónicas y de Comunicaciones del Centro de Argentina (CIIECCA).

Las bajas más acentuadas en la comparación anual se dieron en “Calzado y marroquinería” (-20 %), “Productos de madera y muebles” (-14,1 %), “Productos textiles y prendas de vestir” (-11,4 %), “Productos eléctrico-mecánicos, informática y manufacturas varias” (-10,3 %), “Material de transporte” (-10,2 %), “Productos minerales no metálicos” (-6,1 %).

Luego siguieron “Alimentos y bebidas” (-3,8 %), “Productos de caucho y plástico” (-3,3 %), y “Productos de metal, maquinaria y equipo” (-3,4 %).

Dos rubros que quedaron cerca de revertir la tendencia negativa, en cambio, fueron: “Productos químicos”, con una caída anual de 0,5 %, y “Papel, cartón, edición e impresión”, que se mantuvo sin cambios frente al mismo mes del año pasado.

A pesar de la difícil situación que continúa atravesando la industria, hubo algunos datos que mostraron leves mejorías.

Uno es la cantidad de industrias en alza en la comparación anual, que, si bien siguen siendo pocas, pasaron de 27,5 % en enero a 33,1 % en febrero.

La proporción de industrias en baja fue, en tanto, del 52,8 %, un porcentaje elevado, pero 4,2 puntos menor al 57 % de enero.

“Las perspectivas hacia adelante se mantuvieron en niveles de mucha cautela, ya que solo el 28,3% de las industrias pymes cree que su producción aumentará en los próximos seis meses, mientras que un 66% considera que se mantendrá o bajará y otro 6,7 % no puede precisar una tendencia”, detalló CAME.

La entidad dijo que sus proyecciones para 2019 son estables y consideró que ya no hay más margen para seguir cayendo porque las pérdidas de 2018 fueron históricas.

Al menos así lo sostuvo Carlos Simone, de la Cámara Argentina de Multimedia, Ofimática, Comunicaciones y Afines (CAMOCA), quien además aclaró que “llevará muchos años recuperarse”.






Comentarios