Nicolás Maduro se encuentra acorralado por la presión internacional. Mientras tanto presiona a sus opositores, durante la jornada del jueves Juan Guaidó denunció que las fuerzas especiales de la Policía venezolana fueron a su casa. Por esto, el mandatario venezolano comenzó con la operación de vender toneladas de oro para poder financiarse.

Según reportó la prensa venezolana, durante la jornada del miércoles un misterioso avión ruso Boeing 757 aterrizó ayer en Caracas. La aeronave no fue enviada por Moscú para "salvar el oro venezolano", o al presidente Nicolás Maduro, -como se suponía por el otro avión ruso Nordwind detenido en la capital venezolana- sino para llevar unos 1.200 millones de dólares.

Según Novaya Gazeta, los dólares habrían sido obtenidos gracias a la venta, en Dubai, de las reservas de oro de Caracas mantenidas en los cofres del Banco Central de Rusia. El periódico ruso reportó que las reservas en manos rusas representan "30 toneladas de oro".

En Dubai, el avión ruso habría sido alcanzado por blindados del Banco Central de Emiratos Árabes Unidos, que habría tomado el oro y entrado los dólares al país bolivariano.

El avión pertenece a la aerolínea Erofey, que tiene solo un avión en su flota, el Boeing 757, y que pertenecería a una sola persona, según informaron desde ANSA.