Después de un primer cuatrimestre muy bueno hubo un declive marcado por la crisis cambiaria que terminó con un derrumbe en diciembre.


La venta de materiales para la industria de la construcción cayó un 7 por ciento durante el 2018, después de un primer cuatrimestre muy bueno y un declive marcado por la crisis cambiaria que terminó en diciembre con un derrumbe del 31,8%.

Esta industria, una de las más dinámicas de la economía durante la gestión de la coalición Cambiemos, viene arrojando señales recesivas desde mayo y continuará así al menos hasta abril, cuando según el Gobierno repuntará la economía.

Según datos del Indec, la actividad del sector había crecido 19,5% anual en enero; 19,3% en febrero; 8,4% en marzo; 14,4% en abril; y 7% en mayo, cuando se empezó a generar un quiebre.

En junio la industria cayó 0,1%; en julio mejoró apenas 0,7%; en agosto hubo estancamiento; en septiembre volvió a bajar 3,8%; en octubre retrocedió 6,4%; y en noviembre, se hundió 15,9%.

El acumulado de los once meses del 2018 presentó un aumento de 2,7% respecto a igual período del año 2017. Con el dato de diciembre que se conocerá el 5 de febrero a las 16:00, se confirmaría el estancamiento de la actividad durante el año pasado.

Si bien el sector viene golpeado por una baja en la apuesta privada, también impactó de llenó el freno que el Gobierno nacional y los gobiernos provinciales le imprimieron a las obras públicas en pos de reducir el déficit fiscal consolidado.

El Índice Construya (IC), que mide la evolución de los volúmenes vendidos al sector privado de los productos para la construcción que fabrican las empresas líderes, dio este miércoles sus resultados de diciembre, y no son alentadores.

Los volúmenes despachados en diciembre registraron una caída del 6,58% respecto de noviembre, según la medición desestacionalizada. La baja contra el mismo mes del año anterior fue del 31,8%. Y eso hizo que el acumulado anual diera un descenso de 7%.

Este indicador estudia las ventas de ladrillos cerámicos, cemento portland, cal, aceros largos, carpintería de aluminio, pisos y revestimientos cerámicos, adhesivos y pastinas, pinturas impermeabilizantes, sanitarios, grifería y caños de conducción de agua.

“La actividad de la construcción continúa siendo la opción más rentable y segura a través del tiempo en relación con otras alternativas de inversión. Es el momento para aprovechar la excelente oportunidad que presenta la fuerte reducción en dólares del costo de construcción”, dijo Construya en su comunicado.






Comentarios