Flor y Jazmín se casaron en una ceremonia íntima, sellaron su amor e intercambiaron alianzas. Los únicos testigos fueron Javo (Esteban Lamothe) y Virginia (Celeste Cid).

A la hora de darse las alianzas tuvieron una sorpresa de la que Virginia y Javo fueron cómplices; en ese momento, las novias se enteraron que habían logrado que el juzgado les permitiese adoptar a Melisa y Violeta.

La escena terminó a puro amor: todos abrazados en el altar.