El bloque de senadores de Juntos por el Cambio pidió este lunes al oficialismo bajar el nivel de hostilidad sobre lo actuado por el gobierno de Mauricio Macri y le solicitó que no hiciera más "imputaciones sin fundamento".

Esto es parte de una carta publicada en respuesta al texto difundido el domingo por el bloque del Frente de Todos, en el que acusaron al macrismo de haber usado el empréstito del Fondo Monetario Internacional (FMI) para financiar la fuga de capitales.

Según el espacio opositor, la Argentina necesita con urgencia un amplio acuerdo de todos los sectores para la reconstrucción económica y social. “Estamos ante una oportunidad histórica para encarar ese camino”, dijo el bloque.

Pero advirtió que la condición es que se dejen de lado “comportamientos mezquinos, imputaciones sin fundamento, posicionamientos partidistas y esa vocación recurrente de adjudicarnos culpas por décadas de decadencia”.

Según este espacio, la carta que los senadores del Frente de Todos dirigieron al FMI y al Gobierno nada aporta en esa dirección. "Con acusaciones sin sustento y ánimo de despojarse de responsabilidades se pretende enmascarar que el Gobierno del presidente Alberto Fernández está llevando adelante un fuerte ajuste que impacta sobre los sectores más vulnerables y afecta gravemente las perspectivas del sector productivo en la Argentina", dice el texto.

Y señala que el oficialismo cuestiona el acuerdo stand by firmado durante la gestión de Macri, pero se omite señalar que el nuevo programa que se negocia actualmente con el Fondo, llamado de “facilidades extendidas”, contempla mayores condicionalidades, a través de la “exigencia de nuevas medidas que contrarían el relato oficial”.

Y aseguró que en esa dirección se inscribe el cambio de la fórmula de movilidad para los haberes previsionales, que supondrá "un duro retroceso en el nivel de vida de los jubilados" y la interrupción del Ingreso Familiar de Emergencia que se pagó durante el año por la pandemia.

El Ministro de Economía, Martin Guzmán, acompañado por el representante argentino ante el FMI, Sergio Chodos, recibieron a la delegación del FMI. (Foto: Prensa Economía)

“Amplios segmentos productivos que se han visto perjudicados por la interminable cuarentena que dispuso el Gobierno. Y por cierto las crecientes turbulencias en el frente cambiario, que ya derivaron en un fuerte salto de la inflación, con el consiguiente perjuicio para toda la población”, dijo el bloque de Juntos por el Cambio.

También dijo que el Gobierno ha comenzado a convertir en letra muerta las proyecciones del Presupuesto 2021 mediante la negociación que ha encarado con el FMI para un acuerdo de largo plazo.

"Ratificamos que el acuerdo stand by suscripto en 2018 respetó todos los procedimientos administrativos previstos en la normativa vigente. Las actuaciones correspondientes pueden consultarse tanto en el ministerio de Economía como en el Banco Central. Allí están disponibles los informes económicos y los dictámenes jurídicos que resultaban indispensables para tramitar el acuerdo", añadió el bloque.

La deuda de u$s44.000 millones

El gobierno de Macri, según el bloque de Juntos por el Cambio, "no se endeudó por una especial vocación por contraer compromisos externos" sino que "lo hizo para enfrentar el alto déficit fiscal que había dejado la administración de Cristina Kirchner y para atender el endeudamiento que también se heredó de esa gestión".

Entre 2003 y 2015 el gasto público primario de Nación y provincias trepó del 23,2% al 42,6% del PBI. Entre 2016 y 2019, en cambio, se redujo el déficit primario en más de 3 puntos del PBI y el gasto público en más de 6 puntos del producto, dice el texto opositor.

Y en materia de endeudamiento hay que destacar que dos de cada tres dólares de la deuda que tomó el gobierno de Macri se destinaron a hacer frente a los compromisos que dejó la gestión de Cristina Kirchner.

Se emitió deuda por aproximadamente 275.000 millones de dólares, de los cuales unos 195.000 millones se aplicaron a cancelar compromisos que contrajo el kirchnerismo. El resto se destinó a reducir un elevado déficit fiscal heredado, señaló el espacio macrista.

Y concluye que la carta de los senadores del Frente de Todos alude de manera conspirativa a la "fuga de capitales" para objetar los términos del acuerdo stand by con el FMI. Esa "fuga de capitales" no es otra cosa que la decisión de los argentinos de ahorrar en divisas ante la ausencia de políticas en las últimas décadas que permitieran el fortalecimiento de la moneda nacional.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.