El presidente, Alberto Fernández, se encuentra desarrollando sus actividades en forma remota desde la residencia de Olivos, en cumplimiento del protocolo de aislamiento preventivo y obligatorio que inició ayer, tras haber sido contacto estrecho del secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, quien dio positivo de coronavirus.

Fernández deberá cumplir el aislamiento, pese a haber dado negativo, luego de confirmarse el positivo de Beliz, con quien compartió el domingo y lunes último un viaje a Bolivia y La Quiaca, para acompañar la partida del expresidente boliviano Evo Morales hacia su país.

Evo Morales y Alberto Fernandez. REUTERS/Ueslei Marcelino

"Al ser contacto estrecho de un caso positivo COVID-19, el Presidente de la Nación Alberto Fernández ha iniciado el protocolo de aislamiento preventivo y obligatorio y se aislará en la Residencia Oficial de Olivos", indicó la declaración oficial.

Este miércoles por la noche, Fernández confirmó en su cuenta de Twitter que su hisopado había arrojado resultado "negativo", y señaló que mantendría el aislamiento para "interrumpir los contagios". "Me encuentro bien, sin síntomas de ningún tipo. Les agradezco a todos y todas la preocupación", afirmó el mandatario.

Según se informó, también comenzaron un período de aislamiento el canciller Felipe Solá; el ministro del Interior, Eduardo De Pedro; la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta; el ministro de Cultura, Tristán Bauer; el secretario General de la presidencia, Julio Vitobello; el secretario de Comunicación y Prensa, Juan Pablo Biondi; y el diputado nacional Eduardo Valdés.