El Presupuesto 2021, el primero del gobierno del Frente de Todos, obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados este jueves alrededor de las 7. Es una victoria política para el Gobierno de Alberto Fernández, que busca enviarle una señal al FMI en medio de una grave crisis socioeconómica y sanitaria, y una consecuente caída de su popularidad.

El proyecto tuvo 139 votos a favor, 15 en contra y 90 abstenciones en su mayoría de los legisladores de Juntos por el Cambio y el Partido de la Justicia Social.

Sesión en la camara de Diputados Debate sobre el presupuesto 2021 Vista del congreso Diputado Foto Federico Lopez Claro Argentina - FTP CLARIN FLC_9148.jpg Z Cimeco

El proyecto del Ejecutivo prevé un crecimiento del 5% del PBI, una inflación del 29%, un dólar en torno a los $102 -actualmente cotiza a 84 pesos; el dólar con los dos cepos a 139, y el blue a 178- y un déficit fiscal primario del 4,5% del PBI, que al sumar los servicios de deuda alcanza el 6%.

La postura de JxC fue clara: consideran que los números planteados en el presupuesto son irreales, aunque entienden que el Gobierno nacional sí debe contar con una herramienta para poder gobernar.

Mario Negri, Diputados (Foto Federico Lopez Claro - FTP CLARIN)

En la actualidad, el presupuesto vigente no es ni siquiera el proyectado para 2020, elaborado por Hernán Lacunza, el último ministro de Hacienda de Mauricio Macri, porque no fue ni siquiera debatido por el Congreso: la ley vigente es el cálculo de 2019, elaborado por Nicolás Dujovne.

Para la Argentina, en su afán de normalizar la economía, disponer de un presupuesto aprobado por el Congreso es necesario tanto en lo práctico como en lo formal.

"Proyecciones moderadas"

"Son proyecciones moderadas, serias y cumplibles. Los escenarios macro son compatibles con una economía que se recupera gradualmente del impacto generado por la pandemia", dijo el presidente de la comisión de Presupuesto, Carlos Heller, en respuesta a las críticas opositoras que señalaron que el proyecto ya "nació viejo".

Minutos después de las 16 del miércoles, cuando comenzó el debate que duraría unas 19 horas, Heller reconoció que "seguramente no estarán satisfechas todas las expectativas", aunque resaltó que "viniendo de la situación de la que venimos, y con la incertidumbre que aún tenemos respecto de cuánto durará la pandemia y cuánto influirá el año que viene, no se pueden hacer proyecciones más entusiastas que las que estamos planteando, que son moderadas, prudentes, serias y cumplibles".

Sesión en la camara de Diputados Debate sobre el presupuesto 2021 Vista del congreso Diputado Foto Federico Lopez Claro

En este sentido, dijo que la pandemia "está provocando la peor crisis económica desde la Gran Depresión de 1930" y, citando al ministro de Economía, Martín Guzmán, sostuvo que "se plantea transitar un sendero de sostenibilidad consistente con la recuperación económica".

"Una obra sin guión"

En JPC, el radical Luis Pastori y el macrista Luciano Laspina fueron los encargados de anunciar formalmente la abstención de JPC, aunque, también, el voto en contra a algunos artículos.

"Vemos a la Argentina como si fuera una obra teatral sin guión, donde el guión se va escribiendo a medida que se va desarrollando la función. Encima venimos a escuchar que la culpa de la mala gestión del actual elenco la tienen los que estuvieron en la temporada anterior", remarcó Pastori.

Sesión en la camara de Diputados Debate sobre el presupuesto 2021 Vista del congreso Diputado Foto Federico Lopez Claro

Antes, Laspina dijo que el Presupuesto 2021 se basa en "algunas premisas insólitas", como que la pandemia terminará a fin de año, y además cuestionó el "gradualismo" aplicado por el Gobierno.

El santafesino señaló que "el problema no era el sobreendeudamiento de la Argentina, sino que hace diez años que no crecemos" y que el "gradualismo" que plantea Guzmán "está asediado por una brecha cambiaria, que es el tema de todos los días", mientras "las reservas siguen cayendo a pesar de las medidas". "Me pregunto con qué dólares se espera una recuperación del 5%, si hoy el Banco Central está perdiendo reservas todos los días", dijo.

Cambios hasta último momento

Hasta bien entrado el debate, el oficialismo accedió a cambios en el texto, muchos de ellos en favor de las provincias aliadas, para no perder apoyos. Por ejemplo, la incorporación de una zona aduanera especial en Misiones que fue motivo de una pelea interna en el Frente de Todos, informó Clarín.

Es que los gobernadores de Formosa, Gildo Insfrán, y de Chaco, Jorge "Coqui" Capitanich reclamaron que esa medida deja a sus provincias en desventaja con respecto a Misiones. Entonces, con mediación de Sergio Massa, se acordó que el beneficio de promoción se extendería a las cuatro provincias del NEA, y ese cambio, a su vez, despertó el reclamo de las demás regiones.

Finalmente el ministro de Economía Martín Guzmán acordó que el texto deje la puerta abierta a la creación de zonas aduaneras en distintas regiones del país, sin especificar ninguna provincia.

Algunos cambios que ya se habían incorporado en el debate en comisiones son:

  • Aumentar de $ 13.500 millones a $20.500 millones la partida para subsidios al transporte en el interior.
  • Sumar $ 4000 millones a las partidas para las universidades e incorporar créditos para las distribuidoras eléctricas que no tengan deudas o tengan deuda as "razonables" con CAMMESA.
  • Incrementar el impuesto a los juegos de azar (será del 5% por cada apuesta digital).

Por la corresponsalía de Buenos Aires.