Carolina, mamá de Lola Montero, la beba que fue asesinada de un disparo en Dock Sud, habló este viernes. "Fui a comprar y ya no la tengo más conmigo, habia cumplido cinco meses. A mi nadie me la va a devolver, aunque hayan agarrado a los hijos de puta esos", dijo en medio del llanto.

Sobre los hechos del jueves a la tarde, recordó: "Yo estaba comprando el pan (con la beba en brazos). Al lado de la panadería hay una verdulería. De ahí salió el hijo de la dueña. Por culpa de él que salió, a él le tiraron. Salió, lo vieron y le dispararon", dijo sobre "Marianito", uno de los involucrados en el enfrentamiento que provocó los tiros.

Lola Montero, la beba asesinada (Twitter)

"No me dio tiempo a nada, yo estaba pagando el pan. Escucho el tiro y la nena grita. Había una mamá atrás y me dijo 'fijate, le sangra la cabeza', la di vuelta y tenía un agujero en la cabeza", agregó Carolina.

Así estaba la zona el jueves, después del crimen (Twitter)

Tanto "Marianito" como otros dos jóvenes, Elbio Laborde y Solange Cáceres, que fueron los que efectuaron el disparo, fueron detenidos el jueves por la policía. 

Los primeros detenidos por el crimen de Lola Montero (Foto @pampamonaco)

"Hace rato que lo andaban buscando. Ni idea del enfrentamiento entre ellos, pero sé que tenían bronca con él, cuando lo vieron ahi fue cuando dispararon", contó Carolina, y dijo que a uno de los dos hombres que dispararon lo había visto en el barrio. 

Detención de "Marianito" (Twitter)

"Es normal los disparos en la zona. Hacen quilombo, después vienen y se meten adentro de la torre. Todas las noches están a los tiros. No es nada nuevo", agregó la mujer.

Su pareja José Montero, papá de la nena fallecida, agregó: "Son un par de pelotudos que se cagan a tiros porque tienen ganas y lamentablemente no se lastiman ellos, lastiman a una criatura. Mi nena en cinco meses nunca se le cayó una lágrima, no conoció lo que era llorar".

"Espero que salga algo bueno después de tanto malo. Por más que hagamos lo que hagamos a nuestra hija no nos la va a devolver nadie. O saben lo que sentimos, no sé cómo nos vamos a recuperar. Somos gente de trabajo, somos gente buena".

"Nos tocó vivir esto que siempre vimos por la tele", cerró José.