Adabel Guerrero publicó un contundente descargo en las redes sociales luego de que la acusaran de abandonar a sus perros. Todo comenzó poco después del nacimiento de Lola, cuando la bailarina decidió dar a sus perros a una familia adoptiva y luego mostró que tenía una nueva mascota: un caniche.

"Estoy realmente harta. Harta de la gente que interpreta todo como el orto. Me tienen re podrida esas personas que interpretan todo como el ojete. Realmente me sacan las ganas de hacer historias. ¿Vieron cuando desaparezco un tiempo? Es porque realmente me sacan las ganas. Todo lo que digo es malinterpretado", dijo con furia en un video en su cuenta de Instagram.

"¡Qué gente de mierda! ¡Tienen la cabeza podrida! Me refiero a la historia que hice el otro día, explicando que a mis perritos se los había dado a una amiga para que me los cuide y después de un año de que me los cuidó me dio lástima sacárselos porque la hija se había encariñado ¡y me tratan de que los abandoné! Eso no es abandono", agregó.

Visiblemente enojada, pasó a dar más detalles: "Me los cuidó una familia con la que yo viví en mi infancia. Es como mi familia. Florencia es como una hermana para mí. Cuando mi vieja se murió me fui a vivir un tiempo a la casa de ellos. Sé a quién le estoy dando las que eran para mí mis hijas, mis perras".

"La chiguagua, que ya tiene 8 años, no era una perra acorde para una criatura, que le agarraba las patas, la tironeaba. El perrito mordía al bebé porque no era acorde. Yo tuve que tomar una decisión dolorosa, para que me estén criticando ahora, de que abandoné a mis perros. Me pareció una decisión ideal porque Flor se llevó a las dos, duermen en la cama de la nena, de 12 años, los sacan a pasear", contó.

Y por último concluyó: "Yo no maltrato a los animales, los tengo como si fueran mis hijos. Al caniche lo trajimos recién ahora porque Lola tiene dos años y medio, no es la bebé de seis meses que le tiraba las patas al chiguagua. Averigüen, porque yo averigüé. ¡No me rompan las pelotas, loco! Yo no maltrato a los animales. No me sigan. Trato de tener paz en mi vida. No me hinchen las pelotas. De verdad se los digo".