Ni las cámaras de televisión ni la posibilidad de ser visto en vivo en todo el país sirvieron para disuadir a este delincuente de cometer un robo a plena luz del día. La víctima fue el periodista Diego de Marco, quien esperaba para salir al aire en El Nueve.

Este lunes, el cronista y su camarógrafo trabajaban con el móvil en la localidad de Sarandí, en el partido bonaerense de Avellaneda. De Marco tenía el teléfono celular en su mano, cuando repentinamente un delincuente se lo arrebató y salió corriendo.

El notero corrió tras el ladrón algunos metros, hasta que el joven, que vestía pantalón azul y campera deportiva negra, blanca y verde, se metió en un pasillo al que De Marco prefirió no ingresar. Toda la secuencia quedó grabada.

"Me acaban de robar el teléfono", se escucha decir a De Marco. "Decile que me traiga el teléfono, laburo con el teléfono yo", le pide luego el cronista a uno de los vecinos que se encontraban en el lugar.