Britney Spears tuvo una pequeña victoria este miércoles en su batalla por la tutela contra su padre, Jamie Spears: a la cantante se le permitirá expandir su equipo legal. La cantante, de 38 años, está buscando que su padre sea removido de su tutela, que ha estado en vigor durante 12 años. Ella no estuvo presente en la última audiencia, aunque sí lo estuvieron su madre, Lynne Spears, Jamie y su abogado, Samuel Ingham.

Jamie Spears ha sido el tutor legal de Britney desde 2008, cuando la estrella tuvo un colapso que se hizo público en todo el mundo.

En un movimiento sin precedentes durante los 12 años que la vida pública y privada de la artista ha permanecido bajo control, su abogado Samuel D. Ingham mencionó por primera vez el apoyo público que los seguidores brindan a la artista para demandar que no se gestione bajo secreto el caso, tal y como demanda su padre, James Spears.

"La tutela de Britney ha atraído un nivel de escrutinio sin precedentes por parte de los principales medios de comunicación y las redes sociales", dijo en un documento entregado en los juzgados.

Britney Spears (Foto: Instagram/ @britneyspears)

"Lejos de ser una teoría de la conspiración o una 'broma' como James dijo a los medios, en gran parte este escrutinio es un resultado razonable e incluso predecible del uso agresivo de procedimientos de 'sellado' por parte de James para minimizar la cantidad de información significativa puesta a disposición del público", añadió.

El movimiento #FreeBritney ha argumentado durante mucho tiempo que la cantante está esencialmente cautiva por la tutela, y durante años los fanáticos se han reunido fuera de las audiencias judiciales y han citado lo que afirman son llamadas secretas de ayuda en las publicaciones de las redes sociales de la artista.

Sin embargo, en una presentación en agosto, el abogado de Spears dijo que la tutela es "voluntaria" y que la cantante "se opone firmemente" a que su padre siga siendo el único tutor.

Britney Spears (Instagram/@britneyspears)

“Britney cree firmemente que es consistente no solo con sus mejores intereses personales sino también con la buena política pública en general que la decisión de nombrar a un nuevo tutor de su patrimonio se tome de la manera más abierta y transparente posible”, escribió Ingham.

Spears solicita que su tutora temporal, Jodi Montgomery, asuma el cargo de forma permanente. Además, el documento establece que Britney Spears se opone al control continuo de su padre sobre su patrimonio y le gustaría recuperar la supervisión de sus finanzas. Como dice la presentación: "Britney ... prefiere encarecidamente que se designe a un fiduciario corporativo calificado para desempeñar esta función".

El tribunal le otorgó a Jamie Spears el pago anual de alrededor de 130,000 dólares por el patrimonio de su hija por su papel como tutor, y según los documentos judiciales obtenidos por ET, el mayor gasto del patrimonio de Britney en 2018 fueron sus honorarios legales y de curador, que, en total , igualó más de $ 1,1 millones para ese año.